Un SUV muy atlético

Mazda CX-5 2016: toda la información

10 Mazda CX-5 2016: toda la información
Mazda CX-5 2016
Victor Delgado
Victor Delgado
Analizamos el Mazda CX-5 2016, un SUV compacto que tiene en su comportamiento dinámico uno de sus aspectos más atractivos.


Generalmente, los actuales todoterrenos, a los que también se conoce mayoritariamente como SUV o crossover, no tienen en sus capacidades fuera del asfalto uno de sus argumentos de ventas más importantes. Normalmente, estos suelen centrarse en una amplitud interior generosa, en unos motores parcos en consumo, en un equipamiento de serie con los añadidos más actuales y, especialmente, en una versatilidad que hasta la llegada de los primeros modelos con estas características era prácticamente desconocida.

Sin embargo, a todo lo anterior, el Mazda CX-5 2016 suma un comportamiento dinámico en carretera propio de una berlina del segmendo D. Gracias a todo lo anterior, Mazda ha conseguido matricular durante todo el año pasado 6.608 unidades del CX-5; y eso teniendo en cuenta que su sustituto a modo de restyling está a punto de llegar -ha sido presentado recientemente en el Salón del Automóvil de Los Ángeles 2016-.

Pese a ello, el Mazda CX-5 2016 continúa siendo un coche a la última y que representa un peligro para rivales como el Volkswagen Tiguan, el Toyota RAV4, el Ford Kuga, el Honda CR-V e incluso para modelos premium como el Land Rover Range Rover Evoque, el Mercedes-Benz GLC, el BMW X3 o el Audi Q5 dada su buena relación entre calidad de acabados, equipamiento disponible, comportamiento y precio.

Mazda CX-5 2016: exterior e interior

El aspecto del Mazda CX-5 2016 es uno de los menos ´cuadradotes´ de su categoría; no obstante, a pesar de contar con numerosas líneas fluidas y agradables a la vista, resulta bastante poderoso. Y es que se trata de un coche que mide 4,55 m de largo y 1,67 m de ancho. La parrilla frontal dibuja la característica ´sonrisa´ de los modelos de Mazda y en la carrocería se incluyen diversos elementos cromados que le otorgan un toque distintivo al vehículo.

Interior Mazda CX-5

Dispone de unos pasos de rueda bastante grandes -las llantas de aleación en la versión de acceso a gama ya son de 17 pulgadas- y de unas protecciones plásticas en los bajos que acentúan su imagen de todocamino. Su perfil luce muy atractivo y en la zaga, donde cuenta con unos pilotos posteriores con formas relativamente redondeadas -en conjunción con el resto de su diseño- puede incluir un spoiler trasero situado sobre la luneta frontal y una salida de escape doble -una a cada lado- que refuerzan su deportividad.

Ya en el habitáculo nos encontramos con un muy buen aislamiento y un confort de marcha que, a pesar de no ser ni mucho menos incómodo, sí que puede verse penalizado con un mal firme debido a unas suspensiones con un tarado poco blando -lo cual repercute en el buen comportamiento mencionado anteriormente-. Los materiales que conforman el interior son de buena calidad y la disposición de los mandos se basa en el concepto Head-Up Cockpit, en donde destaca una pantalla multimedia correspondiente al sistema de infoentretenimiento MZD Connect con el que ya cuentan los demás coches de Mazda.

Mazda CX-5 2016: motores y acabados

La oferta de motores resulta sorprendente en comparación con otros fabricantes, ya que la firma japonesa ha optado por dejar de lado el ´downsizing´ y apostar así por los propulsores Skyactiv. De esta manera, su gama se compone de tres mecánicas atmosféricas de gasolina y otras dos diésel. Las primeras disponen de 160 CV, 165 CV -ambas de 2.0 litros- y 192 CV -de 2.5 litros-: la de potencia intermedia va asociada a los acabados básicos y a una tracción delantera; mientras tanto, las variantes de 160 CV y 192 CV van conjuntamente con una transmisión automática, el nivel de equipamiento tope de gama y tracción a las cuatro ruedas.

Maletero Mazda CX-5 2016

Por otro lado, las motorizaciones de gasóleo pueden tener una potencia de 150 CV o de 175 CV. Las dos se extraen de un bloque de 2.2 litros y, como ocurre con las versiones de gasolina, la más potente se ofrece únicamente con el acabado más lujoso, cambio automático y una tracción 4×4. En el caso del 2.2 D de 150 CV, se puede escoger con todas las alternativas en cuanto a transmisión, tracción y nivel de equipamiento.

Para terminar, los acabados del Mazda CX-5 2016 son tres: Style, Style+ y Luxury. Todos ellos incorporan de serie elementos como las comentadas llantas de aleación de 17 pulgadas, un asistente de arranque en pendiente, Bluetooth, climatizador bi-zona, control de velocidad, puerto USB, cristales traseros oscurecidos, ordenador de a bordo con pantalla multifunción en color, Start&Stop, retrovisores eléctricos calefactables y plegables eléctricamente, asistente de frenada de emergencia en ciudad y arranque por botón.

Mazda CX-5 2016: ficha técnica de las versiones recomendadas por Autofácil

Mazda CX-5 2.0 165 CV 6V 2WD (gasolina)

  • Motor: Gasolina, 4 cilindros
  • Cilindrada: 1.998 cc
  • Potencia: 165 CV
  • Par: 210 Nm
  • Velocidad máxima: 200 km/h
  • 0-100 km/h: 9,2 segundos
  • Consumo: 6,0 l/100km
  • Emisiones: 139 gr. CO2/km
  • Dimensiones: 455/184/167 cm
  • Maletero: 463 litros
  • Peso: 1.315 kg
  • Cambio: Manual de 6 velocidades
  • Depósito: 58 litros

Mazda CX-5 2.2D 150 CV 6V 2WD (diésel)

  • Motor: Diésel, 4 cilindros
  • Cilindrada: 2.191 cc
  • Potencia: 150 CV
  • Par: 380 Nm
  • Velocidad máxima: 202 km/h
  • 0-100 km/h: 9,2 segundos
  • Consumo: 4,5 l/100km
  • Emisiones: 119 gr. CO2/km
  • Dimensiones: 455/184/167 cm
  • Maletero: 463 litros
  • Peso: 1.420 kg
  • Cambio: Manual de 6 velocidades
  • Depósito: 58 litros

Trasera Mazda CX-5 2016

 

Mazda CX-5