Prueba Opel Insignia Sports Tourer 2020: ¿seguro que quieres un SUV?

10 Prueba Opel Insignia Sports Tourer 2020: ¿seguro que quieres un SUV?
Fotos: Primera prueba del Opel Insignia 2020
Rogelio Camargo
Rogelio Camargo

El Opel Insignia lleva muchos años entre los más vendidos de su segmento, gracias a una excelente relación precio-producto. Y con esta renovación, es aún más interesante.


No es ningún secreto que el segmento de las berlinas no pasa por un buen momento, al menos en lo que se refiere a ventas. Incluso Volkswagen ha admitido que se está planteando dejar de producir el Passat de cuatro puertas cuando llegue la nueva generación, y que sólo mantendría la carrocería familiar, que mantiene una alta demanda en gran parte de Europa.

De ahí que, desde hace tiempo, muchas marcas opten por carrocerías menos clásicas y más versátiles. Es el caso del Opel con el Insignia, que desde hace varios años se ofrece con dos carrocerías con portón trasero: Grand Sport, de estilo coupé, y Sports Tourer, de carácter más familiar. Un camino que también han seguido otras marcas, como Peugeot con el 508, e incluso Ford con el Mondeo.

Opel Insignia 1.5D: un modelo de casi cinco metros… con motor tres cilindros diésel

Opel Insignia 2020: así es por fuera

A principios de este año fue presentada la actualización del Insignia, que ya por fin hemos podido probar. Las modificaciones estéticas no son de gran importancia y afectan principalmente al frontal, con unos faros de diferente diseño. Son de led en todos los acabados y, como novedad, se introducen unos matriciales con una mayor superficie de alumbrado y un funcionamiento más rápido. Cada uno de ellos tiene 84 ledes distribuidos en tres filas y siempre tienen accionada la luz de carretera, sombreando las zonas que pueden deslumbrar al cruzarnos con otros vehículos adaptando el alcanza, la anchura y la intensidad.

Opel Insignia 2020

Opel Insignia 2020: así es por dentro

Al igual que su antecesor, el Insignia es un modelo amplio y bien acabado. El puesto de conducción permite ir muy bajo, con las piernas estiradas. Hay dos tipos de asientos; hemos probado los opcionales, conocidos como AGR, que cuidan mejor la espalda del conductor (también están disponibles para el acompañante). Además, ofrecen más sujeción lateral, un mullido más duro y unos reposacabezas regulables en altura y longitudinalmente.

Opel Insignia 2020 interior

El Insignia 2020 puede equipar elementos que son comunes entre los modelos premium, aunque no son del todo habituales en los generalistas. Por ejemplo, pueden equipar asientos con ventilación integrada o airbags laterales en las plazas traseras. Por otra parte, el maletero tiene 560 litros en la carrocería familiar y 490 litros en la Grand Sport, una cifras por debajo de la media de sus competidores.

Opel Insignia 2020: así es gama

La gama de motores el Insignia 2020 ha sido completamente renovada. Hay dos versiones de gasolina, con 170 y 200 CV, ambas con un bloque 2.0 turbo; el más potente cuenta con un sistema de desactivación de cilindros, que se equipa por primera vez en Opel. En cuanto a los diésel, también hay dos alternativas: 1.5 de 122 CV (un bloque de tres cilindros) y 2.0 de 174 CV.

Para la caja de cambios hay tres posibilidades, en función de la motorización. La más novedosa es una automática de nueve relaciones, desarrollada por Opel, que está disponible para los motores de gasolina (de serie en ambos). Para los diésel se mantiene la automática de ocho velocidades o una manual de seis.

Opel Insignia 2020: así va

El Insignia tiene un gran confort de rodadura y una agilidad destacable, que le sitúa como una de las mejores opciones del segmento en lo que a equilibrio dinámico se refiere. El único aspecto claramente mejorable, en el caso de la carrocería familiar Sports Tourer, es que las barras de techo (de serie) producen ruido aerodinámico a partir de 110 km/h. Por otra parte, hay que tener en cuenta que el Insignia es un modelo muy largo; en el caso de la carrocería Sports Tourer, alcanza casi los 5 metros, lo justo para que entre sin problemas en una plaza de garaje estándar.

Opel Insignia 2020

Hemos probado las dos versiones más potentes de cada combustible, ambas con la carrocería familiar. La primera conclusión es que el nuevo cambio de nueve velocidades del gasolina tiene un funcionamiento más suave y rápido que el de ocho relaciones, que se mantiene para los diésel. Con el funcionamiento de los motores para algo parecido: el diésel es menos refinado a baja velocidad y en la parte alta del cuentarrevoluciones, mientras que a velocidad sostenida en autopista apenas hay diferencia.

En lo que respecta a las prestaciones, son buenas en ambas versiones, y en el consumo hay una diferencia, según la cifra homologada, de 2,4 L/100 km; en la breve toma de contacto (unos 40 km con cada motor, casi todo por autovía), el gasolina ha calcado la cifra oficial (7,3 L/100 km) y el diésel ha estado en 5,5 L/100km, algo por encima de los 4,9 L que homologa. Por tanto, dada la diferencia de precio (1.340 euros menos en el gasolina), el diésel sólo compensará si se realiza un elevado kilometraje anual (por encima de 25.000 km, aproximadamente).

Ficha técnica del Opel Insignia Sports Tourer 2.0T 200 CV

  • Motor: Gasolina, 2.0 turbo, 1.998 cc
  • Potencia: 200 CV entre 4.250 y 6.000 rpm
  • Par máximo: 350 Nm entre 1.500 y 4.000 rpm
  • Aceleración 0 a 100 km/h: 7,9 s
  • Consumo mixto: 7,3 L/100 km
  • Dimensiones: 4.986 / 1.863 / 1.500 mm
  • Maletero: 560 litros

 

Opel Insignia