Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

MAT Stratos: el proyecto heredero del Lancia Stratos vuelve a la carga 10 años después

Publicado el lunes 31 de agosto de 2020

Han pasado diez años desde que se presentara esta reencarnación del mítico Lancia Stratos. ¿Ha merecido la pena la espera?

Es difícil imaginar un proyecto que aproveche el estado de ánimo prevaleciente de manera más eficaz que este nuevo Stratos. De inmediato evoca el espíritu de un icono intocable, remezclando el estilo de aquel superdeportivo justo en ese punto dulce donde los mundos analógico y digital se fusionan, con un resultado espectacular; y además sacia el anhelo de los ricos al comprarse algo único y a medida. En parte concept car inalcanzable, en parte Ferrari, este modelo cuenta con una intrigante historia de fondo llena de idas y venidas... con todas las características de un vehículo iconoclasta y de culto. Piensa en un Lancia Hyena o un Alfa SZ, pero con la sangre de Ferrari corriendo por sus venas.

¿Pero qué es exactamente este MAT Stratos?

Bueno, la versión corta es un modelo fabricado por Manifattura Automobili Torino y está basado en un Ferrari F430 o F430 Scuderia, con una plataforma radicalmente recortada y un ajuste de chasis nuevo; el coste del proyecto son unos 550.000 euros más el precio de un F430 de segunda mano. Para que te hagas una idea, un F430 en buen estado y con la caja de cambio secuencial está en unos 90.000 e; mientras que si lo eliges con transmisión manual, la cifra asciende a unos 120.000 euros; si hablamos de un Scuderia, la cantidad sube por encima de los 220.000. Afortunadamente, MAT puede ofrecer una conversión de la transmisión secuencial a manual. MAT declara que este Stratos pesa 1.247 kg (eso son 11 kg menos que un Scuderia y 102 kg menos que un F430 normal) gracias a su reducido tamaño y a su carrocería de fibra de carbono. Con una centralita de fabricación propia para el propulsor, combinado con un escape de titanio firmado por Larini, hace que el motor 4.3 V8 alcance los 540 CV (30 CV más que el Scuderia).



Vale la pena abordar la versión más larga de esta historia, ya que es fascinante y le da a este proyecto mucha credibilidad. Este no es un automóvil pensado por un grupo de personas ambicioso pero inexperto. Incluso aunque comience con una astuta decisión por parte de un adolescente en la década de los 90... y un proyecto estudiantil una década más tarde.

Nuestro adolescente se llama Chris Hrabalek y su interés por este vehículo de rallyes de motor central era muy grande debido a su padre, dueño y coleccionista de varias unidades del Lancia Stratos original. Hrabalek descubrió que Lancia había permitido que sus derechos sobre el nombre Stratos caducaran y adquirió la marca registrada. Alrededor de diez años después, cuando era un estudiante de diseño en el Royal College of Art, decidió que su proyecto final debería ser un Stratos para el siglo XXI. Por lo general, algunos bocetos, algunos documentos informáticos y tal vez un modelo a escala podrían ser el final de la historia, pero Hrabalek mostró una tenacidad increíble para realizar su sueño. En el Salón del Automóvil de Ginebra en 2005, se presentó el concept car Fenomenon Stratos.

El Lancia Stratos vuelve en forma de edición limitada

Como era de esperar, fue un gran éxito y el proyecto adquirió un buen impulso para convertirse en realidad. Uno de los diez propietarios de Lancia Stratos que habían invertido en el proyecto, un alemán llamado Michael Stoschek, decidió seguir adelante y convertir el modelo de exhibición en un coche real para uso en carretera, con planes de construir una serie de 25 unidades. Basado en un Ferrari F430 Scuderia y rediseñado por el departamento de proyectos especiales de Pininfarina, el automóvil resultante se mantuvo aún fiel al concepto Fenomenon de Hrabalek. Ese Stratos finalmente estuvo listo en 2010. La recepción de medios y redes sociales fue entusiasta y Luca di Montezemolo (presidente de Ferrari en ese momento) condujo el coche en el circuito de Fiorano... y parecía extremadamente contento con el proyecto. Sin embargo, poco después acabó con las esperanzas de que saliera adelante al negarse a suministrar las piezas necesarias para construir más unidades.



Pese a todo, aquí tenemos el coche. Está claro que los últimos F430 y F430 Scuderia hace mucho tiempo que salieron de Fiorano; y es obvio que Ferrari no puede controlar por completo lo que sucede con los coches de hace una década o más. El proyecto se revivió cuando Paolo Garella, quien dirigía el departamento de proyectos especiales de Pininfarina cuando se desarrolló el Stratos de 2010, se puso a buscar una nueva oportunidad para este proyecto. Dejó Pininfarina y, tras pasar por Glickenhaus para construir sus vehículos de carreras, retomó el proyecto Stratos. De esta forma, volvió a contactar con Stoschek, formaron MAT y se pusieron manos a la obra para entregar las 25 unidades prometidas en 2010.

El nuevo Stratos es precioso. Pequeño, bajito y ancho, con detalles evocadores y una estética contundente sin recurrir a un exceso de aditamentos aerodinámicos. Es simple. Agresivo. Acentúa la magia de los viejos Stratos, sin duda, pero incluso las personas que no conocen el original lo aprecian. Y no lo hacen como lo harían al ver pasar por la calle un Lamborghini naranja o un Pagani con todo su ornamento; el Stratos es más discreto pero cuenta con esa estampa bestia y contundente que, con toda la intención del mundo, es capaz de atrapar la atención incluso de los que no conocen el modelo original. Me encanta el hecho de que parece tan ancho como largo, y que tenga unas dimensiones adecuadas para poder usarse en cualquier clase de vía. Puede que este Stratos se haga a mano en Italia y sus 'tripas' pertenezcan a Ferrari, pero creo que podría atraer a la misma clase de cliente que se compra un Porsche 911 modificado por Singer. O quizá aquellos que han comprado un 911 GT3 Touring.



La puerta se percibe ligera como una pluma cuando se abre, y la ventanilla cruje ligeramente cuando se encuentra con la línea del techo al cerrarla... como ocurría en el original. La gran apertura de la puerta, diseñada para entrar con casco (como en el modelo de los 70), hace que el acceso resulte complicado y provoca que casi te dejes caer sobre los asientos con carcasa de fibra de carbono. El mamparo trasero (pieza que separa el habitáculo del motor) queda muy cerca, por lo que tienes la sensación de llevar el motor V8 encima de tu hombro derecho. El interior no resulta claustrofóbico, pero sí sientes que este Stratos va a ser uno de esos coches pequeños y con mala leche antes de siquiera girar la llave y pulsar el botón de encendido. MAT ha recortado la distancia entre ejes en 201 mm con respecto a la del F430, lo que deja una longitud total de 4,18 metros, por lo no llega ni al tamaño de un Toyota GT86, por poner un ejemplo. Es más, es la friolera de 338 mm más corto que el último Porsche 911.

El nuevo Stratos puede tener pedigrí suficiente como para justificar el dinero que piden por él, pero por dentro resulta extremadamente simple... lo cual es algo decepcionante. Aprecio el suelo sin recubrimiento, el carbono que envuelve cada superficie y la jaula antivuelco integral. Es algo coherente con las raíces de las variantes de competición del Stratos original. Pero el volante, los mandos para la climatización y los instrumentos en general, todos heredados del F430, hacen del diseño algo rudimentario. Se percibe anticuado, sin demasiado encanto o carácter; y la calidad no está ni mucho menos a la altura de su precio. Esperemos que las siguientes unidades se fabriquen con un poquito más de cuidado por el detalle, aunque por ahora parece que se han centrado más en la experiencia de conducción.

Lancia Delta HF Integrale: un héroe de los rallyes de calle

El propulsor 4.3 V8 realmente se deja notar. Se pone en marcha con un aullido agudo y sibilino, y todo el coche se sacude cuando subes de vueltas en vacío. Es una banda sonora efervescente y violenta, en lugar de refinada y profunda; transmite una energía, una inquietud y un nervio que impregna cada rincón del Stratos e, inconscientemente, parece prepararte para una experiencia de conducción movidita. Lo que es seguro es que meterse en el Stratos supone estar con los cinco sentidos alerta. Cero relajación. Desde el asiento del conductor, tengo la sensación de que sería capaz de tocar los cuatro neumáticos con tan sólo estirar el brazo; parece que estoy montado en una pequeña motosierra, y esto es algo que me intimida. Muy similar al Stratos original.



Los primeros kilómetros son extremadamente inquietantes. Es algo así como visitar un lugar que conociste hace muchos años y que se ha transformado por completo, con nuevos edificios y carreteras. Familiar, sí, pero desorientador. La dirección se percibe como la de un F430 en peso y tacto, pero el Stratos reacciona mucho más rápido. Es como si hubiera perdido 250 kg de flacidez y ganado una gran cantidad de rigidez. Se ha erradicado cualquier cosa relacionada con la holgura, algo que sí se sentía en el F430. Y eso se ha sustituido por un nivel de precisión quirúrgico. Sin embargo, lo que es realmente atractivo es que, a diferencia de algunos Ferrari modernos, esa deslumbrante agilidad se siente como algo inherente al coche... en lugar de conseguirse a través de una dirección artificialmente rápida. La corta distancia entre ejes podría presentar problemas más tarde, pero aquí y ahora, me encanta.

El mejor atributo del Stratos es que transmite ser extremadamente ágil, ligero y rígido, sin caer nunca en un exceso de nerviosismo. Puedes hacer que el coche fluya rápidamente. Ahora, no quiero decir que esta fluidez sea algo sencillo de conseguir, ya que la experiencia de conducirlo es siempre cruda y bastante extrema. Los nuevos amortiguadores Bilstein proporcionan mucha más resistencia a la inclinación de la carrocería que los que lleva un F430 estándar; el interior desnudo reverbera con el impacto de la suspensión al pasar por baches, y dentro retumban con fuerza los decibelios del crispado motor V8.

La caja de cambios manual de seis velocidades exige buena forma física y, a veces, resulta bastante incómoda de manejar. Esta unidad en particular se fabricó de origen con la caja de cambio secuencial del F430 y, aunque en teoría la conversión a transmisión manual es algo recomendable, lo cierto es que no termina de funcionar todo lo fino que debiera. En las carreteras quemadas por el sol y dañadas por los incendios que asolaron California hace algunos meses, el cambio podría ser lo único que no se siente correctamente puesto a punto, lo que es un recado para Pininfarina y, en última instancia, un reto para las habilidades de ingeniería de MAT.



Está claro que tampoco me convence el ajuste general y el acabado del interior, pero la forma en que este Stratos eleva un par de escalones la experiencia dinámica de todo un F430 siendo más agresivo y receptivo, compensa en cierta medida ese desazón. Cuando te acercas a los límites de adherencia de los neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2, el coche hace todo lo que le pides, con un leve subviraje a la entrada de las curvas y un paso por el giro bastante neutro.

Me encantaría contarte cómo el motor salvajemente afilado es capaz de sobrecargar las ruedas traseras hasta el punto de poder conducir este coche de lado como lo hacía el modelo de los años 70 surcando los tramos más complejos de los mejores rallyes europeos. Lamentablemente, en este ejemplar la electrónica no está del todo operativa y el manettino no ejecuta los cambios entre los diferentes modos de conducción... ni me permite desactivar el control de tracción. Es una gran frustración y sólo otro síntoma de que este modelo irradia mucho potencial y clava los puntos básicos, pero está lejos de estar terminado del todo.

Sin embargo, a pesar de todos estos pequeños detalles molestos, el Stratos seduce. El V8 suena duro y metálico a bajas revoluciones, pero le encanta subir de revoluciones, y es capaz de proporcionar unas prestaciones más que suficientes para alcanzar un ritmo temible. No cuenta con ese empuje en casi cualquier marcha al que tanto nos hemos acostumbrado en los nuevos Porsche 911 o Aston Martin, o incluso en el Ferrari F8 Tributo, pero la forma en que tienes que trabajar para logra sacarle el máximo rendimiento es sólo otra parte de la exigente personalidad de este Stratos. A veces resulta duro y ruidoso, y únicamente cobra sentido cuando estás totalmente comprometido en obtener lo mejor de él. Ahora bien, si lo enfrentáramos a un Ferrari F8 Tributo en igualdad de condiciones, este Stratos sucumbiría con estrépito. Sin embargo, aporta cosas tan atractivas como una agilidad extrema, un férreo control de los movimientos de la carrocería y un motor rabioso que parece conectarse de manera directa con tus receptores neuronales.



¿Vale lo que cuesta?

Esta es la gran pregunta. Siendo frío y objetivo, a este Stratos le superan muchos automóviles que cuestan bastante menos. Un 992 cuenta con más agarre y compostura; un Vantage ofrece un rendimiento al que resulta más sencillo acceder y una dinámica menos frenética; y un McLaren 600LT tiene la misma agilidad fruto de su fabricación con materiales ligeros, pero ofrece más información de lo que sucede al conductor y una ventana operativa bastante más amplia. Y si lo que buscas es un gran motor atmosférico, el V10 del Audi R8 o el Lamborghini Huracán Evo son realmente más especiales. Con todo esto, la respuesta es un rotundo e inequívoco "de ninguna manera".

Sin embargo, no es así como funcionan estas cosas. MAT construirá sólo 25 Stratos, y para los coleccionistas aburridos con un McLaren de edición limitada, o para aquellos que han agotado los materiales, colores y opciones de ruedas del departamento de Ferrari Tailor Made, este automóvil tiene un gran atractivo. El vínculo con el Lancia Stratos original puede que sea sólo conceptual pero, inesperadamente, el legado del primero parece fluir en el nuevo modelo de manera bastante convincente. Pequeño, relativamente ligero, afilado y desarrollado sin tapujos para un uso en carreteras más que en circuito. Si tuviera el dinero por castigo para tener mi propia colección, que me pongan uno con un lazo.

 





El Stratos siempre ha estado vinculado con Ferrari. Tanto el modelo original, fabricado por Lancia, como el actual, ambos se basan en vehículos de Ferrari para su concepción.

En el caso del original, el Dino con su modesto motor 2.4 V6 de 195 CV fue el donante para hacer uno de los coches más míticos de la historia.

Si hablamos de este MAT Stratos, el modelo en el que está basado es en el Ferrari F430, un deportivo que estuvo a la venta entre 2004 y 2009, y que contaba con un propulsor 4.3 V8 de 490 CV (510 CV en el Scuderia).

En el actual Stratos, la receta utilizada consiste en acortar el chasis y emplear fibra de carbono por todas partes para reducir drásticamente el peso y, sobre todo, ganar en agilidad de reacciones.

Con esto se ha conseguido un vehículo con una potencia muy por encima de los 500 CV y un peso por debajo de los 1.250 kg, lo que asegura una relación peso/potencia más que favorable, de apenas 2,3 kg/CV.

MAT Stratos. Datos técnicos

  • Motor V8, 4.308 cc
  • Transmisión Manual, 6 vel.
  • Tracción Trasera
  • Potencia 540 CV a 8.500 rpm
  • Par 519 Nm a 3.750 rpm
  • Peso 1.247 kg (2,31 kg/CV)
  • 0-100 km/h 4,2 seg.
  • Vel. máx. 314 km/h
  • Precio 550.000 euros + Ferrari F430/430 Scuderia

Lo mejor: Dimensiones, diseño, agilidad de reacciones.

A mejorar: Los acabados no justifican semejante precio.

Valoración evo ?????

 

¿Quieres recibir nuestra newsletter?
Haz clic aquí

 
 

Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Autofácil.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de autofácil.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Luike
Otros medios del grupo: logo Luike | logo formulamoto

Síguenos en

  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Instagram
  • RSS
0