Prueba Volkswagen Passat Variant R-Line Performance: familiar y deportivo

14 Prueba Volkswagen Passat Variant R-Line Performance: familiar y deportivo
Fotos: Volkswagen Passat Variant R-Line Performance 2.0 TSI DSG 4MOTION a prueba
Andrés Martínez
Andrés Martínez

Apareció en 2014 y, ahora, el Volkswagen Passat se renueva un restyling que incluye mejoras en materia de diseño, tecnología y motores. Así como una versión familiar R-Line Performance de 272 CV.


Tras 46 años a la venta y más de 30 millones de unidades fabricadas, el Volkswagen Passat es uno de los decanos del mundo del motor. Y, ahora su octava generación, aparecida en 2014, ha recibido un restyling. ¿La buena noticia? Además de las actualizaciones habituales en materia de diseño, tecnología y equipamiento, se ha introducido una edición especial enfocada a los conductores más dinámicos: el Passat Variant R-Line Performance 2.0 TSI DSG 4Motion, del que tan solo llegarán 60 unidades a España.

Mitsubishi Outlander PHEV: el SUV híbrido más completo

A medida que me acerco compruebo que, aunque este Volkswagen tiene un aspecto más serio que rivales como el Peugeot 508, en la variante Performance el toque racing es evidente. Y eso que se trata de un automóvil familiar de 4,77 metros de largo.

Volkswagen Passat Variant R-Line Performance 2.0 TSI DSG 4MOTION trasera

La pintura exclusiva Gris Ceres, en contraste con los retrovisores, las llantas de 19” y el alerón de color negro brillante, unidos a unos faros matriciales IQ.LED Matrix -heredados del Touareg también oscurecidos, le dotan de un aspecto apto para papás más dinámicos.

En cuanto me acomodo en el asiento de cuero Nappa, me doy cuenta de las virtudes tradicionales del Passat siguen presentes: una calidad por encima de la media, unas amplias plazas traseras y un puesto de conducción que parece hecho a medida. Sin embargo, en el habitáculo hay bastantes más cambios que en el exterior.

Volkswagen Passat Variant R-Line Performance 2.0 TSI DSG 4MOTION interior

Para empezar la instrumentación Digital Cockpit, de serie en el acabado R-Line, es más pequeña que la anterior -11,7 frente 12,3 pulgadas; aunque tiene mejor resolución y muestra mapa del navegador a tamaño completo. La pantalla central también puede ser más grande, y en el sistema multimedia Discover Pro llega hasta las 9,2 pulgadas. Además, hay otras modificaciones, como la eliminación del reloj analógico del salpicadero.

Más información

Pero vamos a lo interesante. Bajo el capó se encuentra el conocido propulsor turbo de gasolina 2.0 TSI, de 272 CV. Es cierto que no tiene el mismo poder sonoro que el Volkswagen T-ROC R -rinde 300 CV e incorpora escapes Akrapovic-, pero ofrece una energía notable entre 2.000 y 6.000 rpm. Por otro lado, el cambio automático DSG no defrauda por rapidez el 95% del tiempo, aunque como es habitual en los últimos modelos del Grupo VAG, muestra cierta pereza en reducciones al límite.

Volkswagen Passat Variant R-Line Performance 2.0 TSI DSG 4MOTION

Por lo demás, si tuviera que definir el comportamiento diría que es muy alemán: la tracción total 4Motion transmite sin ningún problema la potencia al suelo, la suspensión adaptativa -de serie- contiene con eficacia el balanceo y los frenadas al límite son potentes y estables. En definitiva, uno de esos coches que hacen todo bien, sin poner en aprietos a su conductor. Y, aunque no lo creas, su tarifa de 49.770 euros, lo sitúa como uno de los familiares de su potencia más baratos.

Volkswagen Passat 2020: acercándose a la conducción autónoma

El Passat puede equipar el sistema de conducción autónoma, de nivel 2, Travel Assist. Este dispositivo se encarga de coordinar el funcionamiento de ayudas a la conducción como el control de velocidad de crucero adaptativo, el asistente con mantenimiento de carril Lane Assist, lo que le permite circular sin intervención del conductor hasta 210 km/h. Y lo cierto es que en autopista y en carreteras ‘sencillas’ lo hace bastante bien… aunque todavía puede mejorar la precisión del guiado en carreteras de doble sentido.

¿Una buena noticia? La incorporación de un volante capacitivo, capaz de detectar la intervención del conductor con solo tocarlo y que evita que el coche te recuerde constantemente que pongas las manos en el volante.

Ficha técnica Volkswagen Passat Variant R-Line Performance

Volkswagen Passat Variant R-Line Performance 2.0 TSI DSG 4MOTION

  • Motor L4, 1.984 cc, turbo
  • Transmisión Automática, 6 velocidades
  • Tracción Total
  • Potencia 272 CV a 5.500 – 6.200 rpm
  • Par 350 Nm a 2.000-5.400 rpm
  • 0-100 km/h 5,8 segundos
  • Vel. Máxima 250 km/h
  • Peso 1.620 kg (5,95 kg/CV)
  • Precio 49.770 euros

 

Volkswagen Passat