Campeonato de 4x4 eléctricos

Extreme E 2021: Island X Prix, la isla del caos

Extreme E. Island X Prix en Cerdeña.
Extreme E 2021: Island X Prix, la isla del caos
Pablo J. Poza
Pablo J. Poza
Cerdeña fue el escenario de la cuarta prueba de la temporada inaugural del Extreme E, una cita repleta de accidentes, roturas mecánicas, errores de pilotaje y, en definitiva, caos, mucho caos.

Cancelado el periplo por el Cono Sur a causa de la mayor incidencia de la pandemia, la penúltima prueba del campeonato de todoterrenos eléctricos Extreme E se celebró en Capo Teulada, y más concretamente en los terrenos de la base militar homónima ubicada en el extremo suroccidental de la isla italiana de Cerdeña. Las dunas de Emiratos Árabes, la playa de Senegal y el dramático suelo volcánico de Islandia daban paso a un más convencional suelo de tierra con algunos charcos y zonas rotas sobre el que se dibujaba un recorrido de siete kilómetros al que cada equipo debía dar, como de costumbre, dos vueltas completas, una de ellas con el piloto masculino a los mandos y la otra con el piloto femenino.

El recorrido, diseñado por el piloto Timo Scheider (habitual del Mundial de Rallycross y del DTM) junto con el copiloto y bicampeón del mundo de rallys Tiziano Siviero, contaba como novedad con una salida que se dividía en varias pistas de tierra diferentes, las cuales acababan convergiendo en un embudo tras el cual el trazado se estrechaba y daba comienzo el “super-sector”, el tramo cronometrado en el que el mejor tiempo del fin de semana sumaría unos valiosos puntos extra a la clasificación final, puntos que en esta ocasión fueron para Sébastien Loeb.

Extreme E. Island X Prix en Cerdeña.
A pesar de su podio en la final, ni Mattias Eckström ni Jutta Kleinschmidt consiguieron brillar a lo largo de todo el fin de semana.

Extreme E: diferente escenario, mismo esquema

A raíz del éxito de la anterior cita, el islandés Arctic X Prix, por primera vez en la temporada el formato de la carrera no experimentaba cambios, y tras el shakedown del viernes, el sábado se llevaban a cabo dos mangas clasificatorias. Una vez más, el fin de semana empezaba con buen pie para Sébastien Loeb y Cristina Gutiérrez. Los pilotos del equipo de Lewis Hamilton imponían su clase en las dos accidentadas series. Ya en la primera de ellas, la entropía empezaba a imponer su ley, con un vuelco para el Odyssey 21 del equipo de Nico Rosberg, averías en la dirección asistida del buggy de Andretti United a consecuencia del impacto con un bache, y abandonos de los de Hummer (rotura de suspensión tras golpear una roca) e Hispano Suiza (rotura de dirección), todo ello a pesar de que en las clasificaciones los vehículos compiten por separado.

La segunda manga, en la que Loeb y Cristina volvieron a imponer su pilotaje, ponía de manifiesto que la pareja francoespañola era el equipo a batir y que la puesta a punto del Odyssey 21 del equipo de Hamilton para esta carrera era una de las más afinadas. Y es que si bien entre los pilotos varones más rápidos hay, quizá, una mayor igualdad, Cristina está brillando especialmente entre las mujeres. Junto con la australiana Molly Taylor (Rosberg X Team), la burgalesa es la que mejor adaptación ha mostrado a la categoría, con independencia del terreno en el que se hayan disputado las diferentes carreras.

Extreme E. Island X Prix en Cerdeña.

Nuevamente, la segunda manga estuvo repleta de incidentes, como el pinchazo en un neumático del coche del equipo Rosberg, el trompo de Mattias Eckström (Cupra), los problemas eléctricos del buggy de Carlos Sainz y Laia Sanz, el abandono por problemas técnicos del coche de Veloce Racing, las penalizaciones al equipo Hispano Suiza por saltarse alguna de las puertas y a Timmy Hansen por derribar una de las banderas que las delimitan, e incluso la rotura del limpiaparabrisas en el buggy del equipo de Jenson Button, quien prefirió acudir a Austin como entrevistador de los ganadores del Gran Premio de Fórmula 1 de EE.UU. que viajar como jefe de equipo a Cerdeña.

Aunque lo fácil es decir que los pilotos son excesivamente agresivos, la conclusión después de la accidentada jornada del sábado no es nueva: el recorrido es demasiado duro para los coches o bien los coches son demasiado blandos para el recorrido. No es algo nuevo, pero tampoco es algo fácil de solucionar, y al final propicia que el más rápido o el más habilidoso no sea necesariamente quien se lleve el gato al agua.

Semifinales sin emoción en el Island X Prix

Y si la jornada del sábado fue especialmente accidentada, la del domingo no le anduvo a la zaga. Nada más comenzar la primera semifinal íbamos a comprobar que quizás la bifurcación del recorrido y el embudo colocado poco después de la salida no eran una idea especialmente brillante. Cristina Gutiérrez se situaba a la cabeza, pero poco iba a durarle el liderazgo cuando se estrellaba tras perder el control de su 4×4 después de que Timmy Hansen golpeara violentamente el voladizo trasero derecho del buggy de la burgalesa. El piloto sueco abandonaba poco después también con daños mecánicos, dejando que el Hummer del equipo Chip Ganassi se paseara en solitario en una manga desprovista de emoción en la que la realización, empeñada en mostrar numerosas repeticiones del incidente entre los coches de Hamilton y de Andretti United, casi pareció olvidarse de que había aún un vehículo en carrera.

Extreme E. Island X Prix en Cerdeña.
Sébastien Loeb y Cristina Gutiérrez no tuvieron suerte, a pesar de ganar la clasificatoria por cuarta ocasión.

En la segunda semifinal, Carlos Sainz rompía la dirección nada más comenzar su carrera, por lo que, teniendo en cuenta que dos de los tres coches de cada semifinal se clasifican para la final, la emoción volvía a esfumarse a unos pocos metros de la salida. Aun así, ver a Johan Kristoffersson guiar con precisión de cirujano el Odyssey 21 a base de gas y volante es una auténtica gozada, incluso (o especialmente) cuando el vehículo salta y se cruza violentamente tras impactar con alguno de los numerosos baches del recorrido. El piloto del Rosberg X Team fue netamente superior a Mattias Eckström, y su compañera Molly Taylor también superó ampliamente a Jutta Kleinnschmidt, si bien es cierto que los alemanes de Abt Cupra tampoco estaban obligados a forzar la máquina más de lo necesario para llevarla a la meta, ya que, como hemos visto, tras la rotura de Sainz, la clasificación de los supervivientes estaba hecha.

La “carrera loca” del Extreme E

Además de las dos semifinales, una tercera carrera (Crazy Race) permitía a los tres últimos clasificados en los entrenamientos disputarse una plaza para la final. En anteriores ocasiones, la “carrera loca” había sido la más emocionante del fin de semana, pero en esta ocasión no hubo suerte; en realidad, si hubiera que dar un premio a la carrera más emocionante del fin de semana, lo lógico sería dejarlo desierto.

Tras una interesante salida en la que Oliver Bennett se saltó la primera puerta (lo que suponía una penalización que prácticamente eliminaba de inmediato a los de Hispano Suiza), Kevin Hansen se hacía con el liderazgo e imponía una clara ventaja tanto sobre Bennett como sobre Emma Gilmour, que volvía a sustituir a Jamie Chadwick en el equipo Veloce.

Extreme E. Island X Prix en Cerdeña.
No hubo apenas luchas rueda a rueda en el Island X Prix.

Tras el relevo, Stéphane Sarrazin recortaba distancia con Christine Giampaoli, pero sufría un violento vuelco tras desestabilizarse su vehículo e hincar el morro en el suelo. La italoespañola abandonaba después de romper la dirección del Hispano Suiza, lo que propiciaba que el coche del equipo de Jenson Button pudiera llegar a meta prácticamente paseando.

La Crazy Race ponía también en evidencia lo confuso del trazado de Cerdeña, puesto que si ya ni siquiera los pilotos eran capaces de encontrar todas las puertas, mucho más difícil lo tenían quienes veían las carreras por televisión o mediante YouTube. Y es que en anteriores escenarios, los obstáculos naturales delimitaban con mayor claridad el recorrido, mientras que en el más monótono páramo sardo resultaba especialmente difícil identificar qué roderas formaban parte del recorrido y cuáles no.

La final del Island X Prix

Al igual que ocurrió en la cita islandesa, la final estuvo pasada por agua, si bien la presencia de la lluvia no ayudó a mejorar el espectáculo, sino que tan solo aportó algo de dramatismo a la fotografía de una carrera en la que Sébastien Loeb y Kyle LeDuc compartían parrilla de salida con Jutta Kleinschmidt, Molly Taylor, y Mikaela Åhlin-Kottulinsky en lo que prometía ser una lucha cerrada entre dos de los pilotos más rápidos del certamen. Y así ocurrió… durante los primeros cientos de metros. LeDuc tomaba la delantera seguido de cerca por Loeb, pero el francés pinchaba su neumático delantero izquierdo y acababa rompiendo la dirección. Así, el norteamericano llegaba al relevo con más de 40 segundos sobre Molly Taylor y Jutta Kleinschmidt (casi seis segundos por kilómetro). La alemana protagonizó uno de los pocos momentos interesantes del fin de semana, apurando la frenada antes de entrar en la zona neutralizada (cuyo límite de velocidad es de 30 km/h) y propiciando que Eckström saliera casi pegado a Kristofferson tras el relevo, si bien el de Cupra no pudo seguir el ritmo del de Rosberg.

Extreme E. Island X Prix en Cerdeña.
Una vez más, el Hummer de Kyle LeDuc y Sara Price fue extremadamente rápido pero no pudo completar la final.

Desgraciadamente para LeDuc, su enorme superioridad no sirvió de nada a los de Hummer, ya que su compañera Sara Price apenas recorrió unos cientos de metros antes de que la dirección del vehículo dijera “basta”. Así, los de Rosberg se encontraban con una primera posición inesperada, mientras que los de Cupra se conformaban con la segunda plaza, y los de Button con la tercera, sin que ninguno de ellos hiciera el más mínimo esfuerzo por recortar distancias a sus rivales. Mattias, de hecho, se limitaba a llevar a la meta su maltrecho Cupra desprovisto de la puerta derecha, que había desaparecido durante la carrera, mientras Mikaela primero y Timmy Hansen después hacían lo posible por llevar a la meta el renqueante coche del equipo de Button.

Conclusiones

A falta de una única carrera para terminar el campeonato, la temporada inaugural del Extreme E ha demostrado que las carreras de todoterrenos eléctricos tienen un enorme potencial. No obstante, para aumentar el atractivo de la segunda temporada, es imprescindible una masa crítica que aún no se ha alcanzado. Con solamente nueve vehículos repartidos en carreras de entre tres y cinco participantes, resulta fácil que el espectáculo se diluya en cuanto aparece el más mínimo incidente o si las diferencias de competitividad entre los pilotos son acusadas, como con frecuencia ocurre.

Por otro lado, urge mejorar la robustez de los Odyssey 21, así como la refrigeración de sus baterías, que obliga a limitar enormemente la potencia para que no se sobrecalienten. Al igual que ocurre en la Fórmula E, la calidad de los pilotos punteros del campeonato es netamente superior a la de sus máquinas, algo que no debería ocurrir.

Extreme E. Island X Prix en Cerdeña.
Nueve coches no son suficiente. Hace falta más participantes para que las carreras sean más competidas.

Las retransmisiones televisivas son otra asignatura pendiente. La TDT apenas ha cubierto, en diferido, una pequeña parte de los eventos, y las retransmisiones en YouTube tienen limitada su difusión tanto por la barrera tecnológica como por la lingüística. Por otra parte, la realización sigue cometiendo importantes errores, si bien en esta última carrera los mapas del circuito han aparecido siempre en una ventana pequeña, en lugar de relegar allí a la imagen principal de la carrera, como había venido ocurriendo en anteriores emisiones.

Con unas pocas mejoras, con un calendario más amplio (cinco carreras son, a todas luces, demasiado pocas para un evento de carácter mundial) y con los lógicos cambios en las localizaciones que han ofrecido carreras menos espectaculares (Arabia Saudí e Italia), el Extreme E promete ganar muchos enteros de cara a las próximas temporadas.

Clasificación del Island X-Prix

PosiciónPilotosEquipoTiempo / diferencia
1.ºJohan Kristoffersson & Molly TaylorRosberg X Racing11’42,963”
2.ºMattias Ekström & Jutta KleinschmidtAbt Cupra+24,588”
3.ºKevin Hansen & Mikaela Åhlin-KottulinskyJBXENo acabó
4.ºKyle LeDuc & Sara PriceChip Ganassi Hummer EVNo acabó
5.ºSébastien Loeb & Cristina GutiérrezX44No acabó

Clasificación general del Extreme E

PosiciónPilotosEquipoPuntos
1.ºJohan Kristoffersson & Molly TaylorRosberg X Racing129
2.ºSébastien Loeb & Cristina GutiérrezX44113
3.ºTimmy Hansen & Catie MunningsAndretti United93
4.ºJenson Button / Kevin Hansen &Mikaela Åhlin-KottulinskyJBXE92
5.ºMattias Ekström & Jutta Kleinschmidt / Claudia HürtgenAbt Cupra83
6.ºCarlos Sainz & Laia SanzAcciona | Sainz XE Team78
7.ºStéphane Sarrazin & Jamie Chadwick / Emma GilmourVeloce Racing70
8.ºKyle LeDuc & Sara PriceChip Ganassi Hummer EV63
9.ºOliver Bennett & Christine Giampaoli ZoncaHispano-Suiza Xite Energy Racing55

 

0 Comentarios