El último Lamborghini Aventador sale de la factoría de Sant’Agata Bolognese

Eduardo Alonso
Eduardo Alonso
Tras 11 años de producción, el superdeportivo italiano que sin duda pasará a la historia de la automoción como uno de los más apoteósicos, dice adiós.

Corría el año 2011 cuando Lamborghini presentó, en el Salón de Ginebra, el nuevo Aventador que llegaría para sustituir al Murciélago. Conservaba la mecánica V12 y lucía un aspecto francamente amenazador. Lo que quizá no tenía previsto la marca italiana es la magnitud del éxito que cosechó.

Prueba del Lamborghini Aventador SVJ Roadster

En total, la factoría de Sant’Agata Bolognese ha visto producirse nada menos que 11.465 unidades del Aventador para todo el planeta, una cifra estratosférica para un automóvil de estas características y que duplica de largo la cosechada por su predecesor, el Murciélago.

Y es que del Aventador han existido multitud de versiones, a cada cual más impactante. Todo comenzó con el LP 700-4 para más tarde dar paso a otras como el Superveloce, el ‘S’, el SVJ o el Ultimae, por citar algunos. Y una característica que nunca se ha alterado en el Aventador es que siempre ha mantenido su apoteósica mecánica 6.5 V12 en posición central.

Lamborghini Aventador fábrica

Dicho motor ha llegado a alcanzar 780 CV en el Aventador, e incluso más potencia en algunos de los otros modelos especiales surgidos tomando como base el Aventador, entre los cuales podemos destacar el Veneno, el Centenario, el Sián o el nuevo Countach LPI-800-4. Esos 780 CV que figuraban en la ficha técnica del Aventador LP 780-4 le proporcionaban prestaciones vergonzosas: tan sólo 2,8 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h y una velocidad punta de 355 km/h.

Precisamente el Ultimae fue la última edición especial del Aventador, y en torno a él gira una historia muy curiosa. Resulta que el cese de la producción del Aventador ya se había anunciado a finales de 2021, y las últimas 15 unidades iban a ser entregadas en el primer trimestre de 2022. Sin embargo, el carguero Felicity Ace, un buque que transportaba casi 4.000 coches, muchos de ellos de lujo, se hundió en el Atlántico tras sufrir un incendio en su bodega. Y ahí dentro estaban los últimos 15 Aventador.

Lamborghini Aventador fábrica

Esas 15 últimas unidades del Aventador se perdieron (además de 20 Huracán y 50 Urus), por lo que la factoría italiana se vio obligada a restaurar la planta de fabricación del Aventador para reponer esos 15 coches desahuciados y poder ser entregados a sus adquirientes. La unidad del Aventador que ves en estas imágenes es, ya sí que sí, la última, y va destino a Suiza pintada en una tonalidad azul personalizada.

Lamborghini ya ha anunciado (y celebramos) que el sucesor del Aventador mantendrá la arquitectura V12, si bien será complementada con algún tipo de electrificación para que sea un vehículo híbrido. En cualquier caso, reemplazar al automóvil más rápido, caro y espectacular de la historia de Lamborghini no será tarea fácil.

 

Lamborghini Aventador

Lamborghini Aventador