Hankook Ventus iON: un neumático diseñado para brillar en un futuro 100 % eléctrico

11 Hankook Ventus iON: un neumático diseñado para brillar en un futuro 100 % eléctrico
Fotos: neumáticos Hankook Ventus iOn 2022
Álvaro Sauras
Álvaro Sauras
Las características de los vehículos eléctricos siguen presionado a los neumáticos… y Hankook afronta todos esos retos con su nueva gama Ventus iON.

Cuando llegaron los vehículos eléctricos, lo hicieron con un montón de desafíos bajo el brazo. Tenían por delante resolver los problemas de autonomía, de velocidad de carga, y de precio, entre otros muchos.

Afrontar esos problemas es una tarea que aplica ‘presión’ sobre absolutamente toda la cadena de suministradores del vehículo eléctrico. A veces, es una presión sutil, como la de conseguir un climatizador o unos limpiaparabrisas más silenciosos. Y en otros casos, es mucho más elevada, como la de conseguir neumáticos capaces de mejorar todas las cualidades de un coche eléctrico… un poco de la misma manera que un buen traje a medida consigue que te sientas mejor.

hankook ventus ion para coches  electricos
Un Hankook Ventus iON S en una medida realmente premium

El caso especial del neumático para vehículo eléctrico

En el caso de los neumáticos, no buscamos un beneficio tan vanidoso como el del traje (aunque los neumáticos de perfil bajo mejoran mucho la apariencia de cualquier coche), sino que queremos atajar problemas muy concretos y cuantificables, consiguiendo mejoras mesurables, que sean consistentes durante la toda la vida del neumático.

Los problemas que mencionamos son bastante conocidos, y comunes a todos los vehículos eléctricos de baterías (VEB) e híbridos enchufables (PHEV), pero no está de más repasarlos:

  • Mayor masa (entre un 20 % y un 30 %): Un coche eléctrico pesa más que su homólogo de combustión. Eso puede provocar un impacto en la autonomía, las aceleraciones laterales, o las distancias de frenado.
  • Mayor par y potencia (entre un 50 % y un 100 %): Entregar fuerza de giro de manera abundante e inmediata es una de las habilidades estrella de los motores eléctricos, pero eso puede poner a prueba (a baja velocidad y con frecuencia) tanto la adherencia longitudinal de los neumáticos como su resistencia al desgaste (las fuerzas elevadas en la huella de contacto son el principal factor de desgaste, antes que, por ejemplo, el kilometraje).
  • Menor contribución acústica del propulsor: Aunque los motores eléctricos y sus transmisiones no son ‘silenciosos como un ninja’, sí que resultan mucho más discretos que un motor de combustión, de manera que el ruido de rodadura puede resultar mucho más evidente. De hecho, a velocidades de autopista, más del 40 % del sonido que se escucha en un coche eléctrico procede de sus neumáticos.
  • Mayor necesidad de baja resistencia a rodadura: La resistencia a rodadura es muy importante porque tiene un impacto directo en el consumo y la autonomía. En cualquier coche, un bajo consumo se traduce en un menor coste por kilómetro… pero, en un eléctrico, también significa que puedes llegar a más sitios y con menos ‘range anxiety’ o ansiedad por la autonomía. De hecho, un sistema de propulsión eléctrico es tan terriblemente eficiente que la tecnología del neumático puede ser (junto con un seguimiento escrupuloso de las recomendaciones de presión del fabricante) el factor clave para conseguir consumos bajos.
seccion hankook ventus ion
Compuesto, curado, diseño del hombro, moleteado de los canales… todo suma para mejorar el neumático.

Las tecnologías del Hankook Ventus iON

Los nuevos Hankook Ventus iON, disponibles en versiones Ventus iON S y Ventus iON SX (este último, con índices de carga superiores), vienen para hacer plantar cara a todos esos ‘puede’, ofreciendo soluciones específicamente diseñadas para mejorar el matrimonio entre coche y neumático, tanto en coches eléctricos ‘convencionales’ como en aquellos que cuentan con una carrocería especialmente polivalente (SUV) que añaden un plus de exigencia tanto en términos de peso como de desempeño en superficies distintas al asfalto.

Con el Ventus iON, estamos hablando de un ‘neumático eléctrico premium’ diseñado para coches eléctricos premium. Para conseguirlo, Hankook ha creado un producto que se orienta específicamente a satisfacer las necesidades de los coches eléctricos de alta gama, atacando los problemas que hemos mencionado de la siguientes maneras:

  • Un buen comienzo: El Ventus iON está optimizado a partir de las propiedades de los mejores neumáticos de Hankook y utilizando un proceso de inteligencia artificial que Hankook denomina EVolution. Puede que suene a marketing galáctico, pero existen tantos factores que influyen en las prestaciones de los neumáticos que es necesario combinar la simulación con un proceso que detecte esas combinaciones de parámetros con el mayor potencial de mejora.
  • Un perfil mejorado: El hombro del neumático tiene un impacto directo en el tamaño y forma de la huella del neumático. Al aumentar el peso del coche, hay que modificar el diseño del ‘hombro’ o ‘perfil’ del neumático, para garantizar que la mayor carga vertical (o dicho en términos mundanos, el mayor peso que hay sobre cada rueda) no altera la huella del neumático, y que sigue siendo óptima en términos de superficie y forma.
  • Un curado óptimo: El curado es el proceso químico realizado a temperatura y presión controladas y durante en el que la goma del neumático adquiere su forma y propiedades definitivas. Salvando muchas distancias, es parecido a la cocción de un pastel. Y como en un pastel, intervienen tanto los ingredientes como el grosor de las paredes, el tiempo o la temperatura. El curado de los Ventus iON hace énfasis en conseguir una banda de rodadura fina y con un compuesto resistente al desgaste, y unos hombros rígidos, que disipen poca energía en procesos de deformación.
  • Poca generación de ruido: La mejor forma de ser silencioso es no generar ruido, y el diseño de la banda de rodadura es uno de los caballos de batalla en cuanto a su generación. Si pudiéramos verlo de cerca y a cámara lenta, comprenderíamos mejor que cada evento de contacto de cada taco de goma de la banda se traduce en un ‘tac’ que contribuye al ruido. Los canales transversales oblicuos del Ventus iON reducen la generación de ruido. Además, el interior de los canales cuenta con unas nervaduras (o moleteado) que actúan como silenciador.
  • Buena absorción del ruido producido: Del ruido que se genera, una parte va a parar al espacio entre el neumático y la llanta, que puede funcionar como cámara de resonancia. Para evitarlo, el Ventus iON cuenta con un anillo de espuma que recubre el interior de la banda de rodadura, mejorando (o empeorando… según se mire) sus cualidades acústicas, un poco de manera parecida a los paneles fono-absorbentes que recubren las paredes de las cámaras anecoicas y los estudios de grabación.
  • Un compuesto duro: Aunque duro no significa de difícil deformación, sino resistente a la abrasión. Se trata de una cualidad que se consigue integrando sílice en la composición de la banda de rodadura. Dentro del prodigioso material compuesto que es la goma de un neumático, la sílice actúa como un andamio reforzante, reduciendo el desgaste y mejorando la adherencia en situaciones como el asfalto mojado.
ventus ion s en audi etron gt
El Hankook Ventus iON S montado sobre la superberlina eléctrica Audi e-tron GT

La gama Hankook Ventus iON S y SX

Los Ventus iON S y SX están enfocados al segmento eléctrico premium y ofrecen una ficha de características acorde. Para empezar, están disponibles en diámetros de entre 18’’ y 22’’, con perfiles tan bajos como 30 y anchuras de entre 225 y 305 milímetros.

Después, recuerda que también existe una gama denominada iON SX que ofrece los índices de carga elevados típicos de los Sport Utility Vehicle.

Y en ambos casos (iON S e iON SX), prácticamente todas las medidas logran la calificación “Triple-A”. Eso significa que consiguen las mejores puntuaciones posibles en los tres parámetros que evalúa la etiqueta europea del neumático, y que son: la resistencia a la rodadura (algunas medidas aisladas puntúan B en este apartado), el agarre en mojado y el ruido generado. Se trata del neumático europeo para vehículo eléctrico que obtiene mejores puntuaciones en esta etiqueta.

Algunos de los modelos que ha tenido Hankook en mente al diseñar los Ventus iON S y SX son el Audi e-tron, el Jaguar I-PACE o los Tesla Model 3, Model Y y Model X… aunque también son adecuados para superventas eléctricos como la familia ID de Volkswagen, el Kia EV6, los Hyundai IONIQ 5 y IONIQ 6 o la berlina superdeportiva eléctrica Porsche Taycan.