Restyling del modelo lanzado en 2017

Primera prueba del Seat Arona 2021: un restyling con argumentos

79 Primera prueba del Seat Arona 2021: un restyling con argumentos
Fotos: Prueba del Seat Arona 2021 restyling
Eduardo Alonso
Eduardo Alonso
Cuatro años después de su lanzamiento, el SUV urbano de Seat se beneficia de algunos cambios que le mantendrán como una de las alternativas más interesantes de su segmento. Conozcámoslos.

Seat nos ha citado en Bilbao para conocer el nuevo Seat Arona. No se trata de un modelo totalmente nuevo, sino de un restyling, más bien leve, del modelo lanzado en 2017. Así las cosas, las novedades más importantes están en su habitáculo, aunque también existen pequeñas variaciones a nivel de diseño exterior y equipamiento.

Comenzando por la carrocería, se mantienen sus medidas (4,14 metros de largo) y su aspecto general, pero hay algunos cambios, entre los que destaca el nuevo paragolpes delantero que reubica los faros antiniebla opcionales en una zona superior. También cambia la parrilla y los faros que, aun presentando la misma forma que antes, ahora son de led desde el acabado más básico (denominados Eco Led en el acabado Reference y Full Led, que son más sofisticados, en el resto de terminaciones).

Asimismo, hay tres nuevos diseños de llantas y tres colores adicionales para la carrocería (diez en total) que, al igual que antes, se pueden combinar con el techo en un tono contraste (tres a elegir). En la parte trasera, los pilotos también son de led y el emblema de denominación del modelo se ha rediseñado con una tipografía manuscrita, al igual que en el resto de nuevos modelos de la marca española. Por último, la gama recibe un nuevo acabado denominado Xperience, que refuerza su imagen de todocamino.

Seat Arona Xperience

Y si por fuera los cambios no son numerosos, por dentro sucede todo lo contrario, ya que el salpicadero es prácticamente nuevo en su totalidad. Luce un diseño más vanguardista y, además, presenta mayor calidad de construcción, puesto que toda la parte superior del salpicadero es de material blando de muy agradable tacto.

Otro aspecto destacable es la nueva pantalla flotante, de 8,25” ó 9,2” en función del acabado, que se reubica en una posición más elevada y que integra un nuevo interfaz similar al de otros modelos de la marca como el Seat León. Sigue siendo compatible con Apple CarPlay y Android Auto, con la particularidad de que ahora puede utilizarse esta función de forma inalámbrica sin necesidad de usar cable. También son de nueva factura el volante, los aireadores laterales de ventilación y la tapicería. El Virtual Cockpit opcional, por su parte, se integra en una pantalla de 10,25”. 

Precios de todos los Seat Arona nuevos

Nada cambia en lo relativo a espacio interior, de manera que el Seat Arona sigue siendo un modelo que se sitúa en la media de su segmento en este aspecto, pudiendo cuatro adultos viajar con total comodidad. El maletero, por su parte, destaca más por su practicidad, gracias a sus regulares formas, que por su capacidad, de 400 litros. Eso sí, bajo él se halla una siempre auxiliadora rueda de repuesto de emergencia.

En cuanto a sistema de asistencia a la conducción, destaca el nuevo asistente de viaje, que combina el control de crucero adaptativo con el asistente de mantenimiento de carril para proporcionar una conducción semiautónoma. Se mantienen los diferentes modos de conducción (Eco, Normal, Sport e Individual) que afectan a la respuesta del motor, de la dirección y del control de crucero adaptativo, además de modificar también la eficiencia del climatizador. 

Seat Arona Xperience

La gama de motores es la parte que menos cambios sufre. El grueso de la gama emplea un motor 1.0 TSI de tres cilindros que se ofrece con 95 ó 110 CV. La transmisión es manual de cinco marchas en el primer caso y a elegir entre manual de seis o automática de siete en el segundo. De dicho motor también se disocia la versión TGI de gas natural, que produce 90 CV y que puede funcionar tanto con GNC como con gasolina.

Este Seat Arona 1.0 TGI únicamente se ofrece con cambio manual de seis velocidades. Por encima se sitúa el propulsor 1.5 TSI de cuatro cilindros y 150 CV, que sólo se comercializa con cambio automático DSG de siete velocidades y con el acabado deportivo FR.

¿Y qué tal va el nuevo Arona? En marcha no se percibe alteración ninguna respecto a su predecesor, lo cual no es mala noticia porque el Seat Arona es uno de los SUV urbanos de conducción más gratificante. Dicho de otro modo, para ser un SUV urbano, no había muchas cosas que mejorar. Es ágil, se siente liviano y ofrece un notable aplomo en carretera. Además, sus mecánicas son bastante ahorradoras. La unidad que probamos incorporaba el propulsor 1.0 TSI de 110 CV combinado con la caja de cambio manual de seis velocidades.

Seat Arona Xperience

Esta es la configuración que, según la marca, más popularidad tendrá entre la clientela del Seat Arona. Se trata de un motor que da lo mejor de sí a medio régimen, de modo que no hace falta explorar su zona alta del cuentavueltas para moverse con soltura. No es excesivamente ruidoso, vibra muy poco y su consumo, en condiciones normales, ronda los 6,0 L/100 km, que está bastante bien. ¿Cosas negativas? Con unos desarrollos un poquito más cortos en la caja de cambio, ofrecería un mejor rendimiento a medio régimen e impediría tener que bajar marchas para adelantar con celeridad, aunque también es cierto que eso repercutiría negativamente en el consumo de combustible.

Por otro lado, un SUV urbano no es un coche que se compra con el objetivo de disfrutar conduciendo, sino más bien por atributos como la estética o el buen aprovechamiento del espacio interior. Sin embargo, la base del Seat Ibiza reluce en el Seat Arona, que en carreteras de curvas muestra cierto grado de dinamismo. La carrocería no balancea mucho, frena bien y, en general, otorga una razonable confianza. Por otra parte, el tacto del cambio manual es certero y agradable, mientras que en la dirección hay poco feeling, pero es lo bastante directa y precisa.

El precio de partida del nuevo Seat Arona es de 19.870 euros, que es elevado en su segmento. Sin embargo, con los diferentes descuentos aplicables, esa cuantía puede llegar a reducirse en más de 5.000 euros. Con todo, el Seat Arona seguirá pugnando por liderar un segmento en el que cohabitan competitivas alternativas como el Citroën C3 Aircross, el VW T-Cross, el Ford Puma, el Renault Captur, el Skoda Kamiq, el Kia Stonic o el recién llegado Hyundai Bayon.

 

Seat Arona

0 Comentarios