Comparativa: Ford Fiesta vs Seat Ibiza, ¿qué utilitario comprar?

ibizafiesta
Comparativa: Ford Fiesta vs Seat Ibiza, ¿qué utilitario comprar?
Álvaro Ruiz
Álvaro Ruiz
El Ford Fiesta y el Seat Ibiza son dos de los pesos pesados del segmento B. Ambos utilitarios han sido renovados por completo en los últimos meses para seguir siendo los modelos más vendidos de su categoría, pero, ¿cuál es el mejor?


Desde hace décadas, el Ford Fiesta y el Seat Ibiza son dos de los utilitarios más populares del mercado. El de la marca del óvalo llegó antes, concretamente en 1976 y, desde entonces, se han lanzado siete generaciones, la última en 2016. En el caso del español, la primera entrega llegó en 1984 y su quinta generación se estrenó en 2017. Ambos han sido renovados recientemente y mejoran en todos los aspectos con respecto a sus predecesores, tanto que incorporan la misma tecnología que sus hermanos compactos, el Focus y el León, mientras que su gama mecánica es más completa que nunca y, sobre todo, está formada por motores más eficientes y con un mayor rendimiento.

Seat Ibiza trasera

A nivel de diseño, el Fiesta y el Ibiza apuestan por el continuismo y prácticamente calcan las medidas de sus predecesores, ya que el americano mide 4,04 m de largo y el Ibiza 4,06 m. El Ford es el único disponible con carrocería de tres o cinco puertas, puesto que el nuevo Ibiza no se ofrece en versión SC (tres puertas) ni familiar, como sí pasaba con el modelo anterior. El Fiesta, eso sí, se ofrece con una carrocería de aspecto SUV denominada Active que, además de una suspensión elevada, incluye protecciones de plástico para la carrocería, llantas específicas y colores o molduras interiores exclusivos. En los dos utilitarios es posible decantarse por varios niveles de equipamiento, incluidos los deportivos ST Line y FR con paragolpes más agresivos, detalles exclusivos y más equipamiento. Los faros frontales led son opcionales en ambos modelos.

Interiores de calidad y bien equipados

Ford Fiesta interior

Dentro, utilizan materiales de buena calidad y tienen buenos ajustes. El Fiesta ha dado un paso adelante en este aspecto y también resulta más ergonómico que su predecesor, además de ser más amplio, sobre todo en las plazas traseras, si bien su maletero, con 303 l de volumen, es bastante más pequeño que el del Ibiza, que, con 355 litros, es uno de los más grandes de la categoría. En términos de diseño, ofrecen una disposición de mandos muy similar y ambos pueden incorporar una pantalla táctil central, integrada en el salpicadero en el caso del Seat y de estilo flotante en el Ford. En función del acabado, pueden tener molduras decorativas más vistosas, luz ambiental a través de led e incluso asientos deportivos, como los del FR en el Seat. El equipamiento puede ser muy completo en ambos casos, pero solo el Ibiza puede montar instrumentación digital, si bien el panel de instrumentos del Ford es muy completo y ofrece una buena legibilidad en cualquier situación.

Seat Ibiza interior

Sin dejar de hablar del equipamiento, conviene destacar que ambos pueden incorporar los más avanzados sistemas de asistencia a la conducción, como la frenada de emergencia con detección de peatones, el control de velocidad activo o el aviso de cambio de carril involuntario.

Amplia gama mecánica en los dos casos

Ford Fiesta ST

La oferta mecánica es muy completa en los dos casos. La versión de acceso a la gama Fiesta viene dada por un gasolina 1.1 de 85 CV y, por encima, está disponible el tricilíndrico 1.0 EcoBoost en tres niveles de potencia: 100, 125 y 140 CV; en diésel, el Ford Fiesta está disponible con un motor de 1.5 litros y dos niveles de potencia: 85 y 120 CV. Por su parte, el Ibiza se puede escoger con un motor de gasolina atmosférico 1.0 MPI de 80 CV, un gasolina turbo 1.0 TSI de tres cilindros con 95 ó 115 CV, y un gasolina 1.5 TSI de cuatro cilindros con 150 CV; en diésel, el modelo español cuenta con un 1.6 TDI disponible en dos niveles de potencia: 95 y 115 CV. La versión más deportiva del Ibiza emplea el 1.5 TSI de 150 CV, mientras que el Ford Fiesta ST es más deportivo y utiliza un motor 1.5 EcoBoost de tres cilindros y 200 CV. Los dos modelos disponen de una caja de cambios automática de doble embrague que se puede asociar a determinadas motorizaciones. Si hablamos de alternativas ecológicas, solo el Ibiza dispone de un motor de este tipo: el 1.0 TGI de GNC con 90 CV; este modelo funciona indistintamente con GNC y gasolina, cuenta con la etiqueta ECO de la DGT y su motor deriva del 1.0 TSI de 95 CV.

Seat Ibiza TGI

En marcha, ambos ofrecen un comportamiento similar. En los dos casos el chasis es bueno y garantiza una conducción agradable, mientras que en los ST Line, ST y FR están más enfocados a la deportividad -tienen una suspensión más firme y una puesta a punto diferente-, por lo que resultan más divertidos que el resto de la gama. Cualquiera de los motores disponibles consume poco, pero los diésel son especialmente frugales, si bien los gasolina son más agradables, puesto que vibran menos y son menos rumorosos que los motores de gasóleo. Destacan, en los dos casos, los motores de tres cilindros, puesto que son los que mejor equilibrio ofrecen, tanto por rendimiento, como por consumo y agrado de conducción.

 

Ford Fiesta