Hermano mayor del Yaris Cross

Toyota C-HR 1.2 D-4T Turbo 2021: ¿mejor que la versión híbrida?

toyota CHR gasolina 3
Toyota C-HR 1.2 D-4T Turbo 2021: ¿mejor que la versión híbrida?
Pablo Gutiérrez
Pablo Gutiérrez
El Toyota C-HR ha sido capaz de conquistar al público con su atrevido diseño y las mecánicas híbridas. Pero desde Autofácil nos planteamos la siguiente cuestión: ¿aumentaría aún más las ventas con el motor turbo de gasolina?

Aunque milita en un segmento bastante complicado, el Toyota C-HR ha sido capaz de situarse entre los modelos preferidos por los clientes. Entre sus bazas podríamos destacar su dinámico diseño, un gran contenido tecnológico y la presencia de las versiones híbridas -de hasta 184 CV tras su restyling-. Con estos argumentos, se enfrenta a otras alternativas como el Audi Q2, Ford Puma, Honda HR-V, Hyundai Kona, Jeep Renegade, Kia Niro, Mazda CX-3, Mitsubishi ASX o el Volkswagen T-Roc.

Pese a semejante éxito comercial, algunos consumidores prefieren una mecánica no electrificada. En la firma japonesa son conscientes de ello, y en determinados países europeos proporcionan una versión muy interesante. Nos referimos al Toyota C-HR equipado con el propulsor gasolina 1.2 D-4T TURBO con cuatro cilindros y 116 CV de potencia; con la caja automática Multidrive S, desarrolla un par máximo de 185 Nm -entre 1.500 y 4.000 r.p.m.-, acelera de 0 a 100 km/h en 11,1 segundos y alcanza una velocidad punta de 185 km/h.

Toyota CH-R gasolina

Para que puedas comparar estos datos con el 1.8 Hybrid de 122 CV, te informamos que este último completa la misma maniobra de aceleración en una décima menos, mientras que su velocidad punta se sitúa en 170 km/h. Como no podía ser de otra manera, el consumo resulta más ajustado -4,2 litros/100 km-, mientras que el D-4T Multidrive S establece un gasto combinado de 6,6 litros/100 km.

Otro detalle relevante del Toyota C-HR 1.2 D-4T es la posibilidad de incorporar un sistema de tracción total 4×4, un elemento que no encontramos en las mecánicas híbridas del todo camino japonés. Además, el Toyota C-HR 1.2 D-4T Multidrive S presume de una tarifa más competitiva en los mercados donde se encuentra disponible. De esta manera, el ahorro respecto al 1.8 Hybrid e-CVT de 122 CV se sitúa en unos 2.500 euros a igualdad de acabado. 

Por tanto, y teniendo en cuenta todos los detalles expuestos anteriormente, creemos que el Toyota C-HR 1.2 D-4T sería un complemento ideal a las mecánicas híbridas de este modelo, tal y como ocurre en la gama Toyota Yaris con el motor gasolina convencional 1.5 de 125 CV.

 

Toyota C-HR