Prueba Peugeot e-Partner 2022: un compañero eléctrico para repartos urbanos

22 Prueba Peugeot e-Partner 2022: un compañero eléctrico para repartos urbanos
Prueba Peugeot e-Partner
Andrés Martínez
Andrés Martínez
Ya nadie duda que los coches eléctricos son el futuro. Pero lo cierto es que las furgonetas eléctricas tienen, en determinados entornos, todavía más sentido.

Stellantis sigue pisando el acelerador en lo que a electrificación se refiere y, en este caso concreto lo hace con Peugeot, una marca que puede presumir de contar con un enchufe en todos los modelos de su gama, a excepción del 5008.

Si quieres probar el Peugeot Rifter puedes en tres clics

En este caso, hemos tenido la oportunidad de probar el Peugeot e-Partner, un modelo de enfoque profesional (su versión de pasajeros sería el Peugeot Rifter) fabricado en Vigo que cobra especial sentido en entornos urbanos, gracias a que cuenta con la etiqueta CERO de la DGT.

¿Cómo es la mecánica eléctrica del Peugeot e-Partner?

Peugeot e-Partner

En el apartado mecánico el Peugeot e-Partner eléctrico recurre a una mecánica eléctrica conocida: el motor de 100 KW (equivalentes a 136 CV) y 260 Nm de par presente en diferentes modelos de Stellantis como el 208, el 2008, Opel Corsa, DS 3 CROSSBACK E-TENSE, Citroën Berlingo

Este motor está alimentado por una batería de iones de litio, con unos respetables 50 kWh de capacidad, que le permiten ofrecer 275 kilómetros de autonomía (280 en el caso del Rifter) en el ciclo WLTP. Otro punto a destacar de la batería es su garantía: 8 años o 160.000 km.

¿Cuánto tarda en recargarse?

La respuesta es… depende. De serie, este Peugeot cuenta con un cargador embarcado monofásico de 7,4 kW de capacidad, que permite recargar la batería en unas 7,5 horas. Por otro lado, de forma opcional el cliente puede optar por un cargador trifásico de 11 kW (330,58 euros), que reduce el tiempo de recarga hasta las 5 horas… mientras que ese tiempo se extiende hasta las 15 horas si lo conectamos a un enchufe de 3,7 kW.

No obstante, también existe la posibilidad de recargarlo en un cargador de 100 KW, pudiendo recuperar el 80% de la carga de la batería en 30 minutos.

¿Cómo va en marcha el Peugeot e-Partner eléctrico?

Peugeot e-Partner
La puerta deslizante del lado izquierdo es opcional por 479 euros y muy recomendable.

En este caso hemos tenido la oportunidad de probar la versión Standar de 4,40 metros (también hay una versión Long con 4,75 metros de longitud), durante unas decenas de kilómetros en el centro de Madrid.

Lo primero que hay que decir es que la capacidad de carga de 3,9 metros cúbicos –4,4 metros cúbicos en la versión long– es idéntica a la de las versiones con motor térmico, debido a que las baterías están ubicadas bajo el suelo y no roban espacio a la zona de carga. Lo que sí disminuye en estas versiones eléctricas ligeramente es la carga útil, desde los 1.000 hasta los 800 kilos. No obstante, sigue siendo una muy buena cifra para un comercial de estas dimensiones.


A diferencia de otros eléctricos, este Peugeot e-Partner carece de arranque por botón y se arranca girando una llave, de modo similar a los modelos con motor térmico. En primera instancia lo primero que llama la atención es el silencio de marcha y la ausencia total de vibraciones, un punto a favor si vamos a pasar varias horas al día dentro del vehículo. Por otro lado, los asientos son cómodos, pero también más sencillos y con menos sujeción de la que encontraríamos en los de un Rifter.

La respuesta al acelerador es enérgica y dosificable, pero no tan instantánea como es habitual en la mayoría de coches eléctricos. Eso en este caso, lejos de ser una desventaja es un punto a favor: en un vehículo industrial las aceleraciones ‘fulgurantes’ solo pueden acabar con desplazamientos de objetos y golpes en la zona de carga… así que mejor poder dosificar la aceleración a conveniencia.

Como contrapartida nos encontramos con un pedal de freno algo insensible en la primera parte del recorrido que requiere cierta adaptación para dosificar las frenadas a baja velocidad con precisión.

Peugeot e-Partner
La postura de conducción es más elevada que en un turismo y, a diferencia de otros Peugeot con puesto de conducción i-Cockpit, el volante no tapa la instrumentación. Los modos de conducción se seleccionan desde una tecla de tipo balancín situada a la derecha del pulsador del cambio.

Tres modos de conducción

Con el fin de maximizar la autonomía eléctrica, el Peugeot e-Partner cuenta con tres modos de conducción, en los que se modifica la respuesta de la mecánica y la potencia disponible. El más ecológico sería el ECO, en el que la potencia se limita a 60 kW y el par a 190 Nm y que, en el fondo es más que suficiente para repartos en ciudad.

En modo Normal la potencia se amplía hasta los 80 kW y el par hasta los 210 Nm, mientras que en el modo Power -el más recomendable fuera de la urbe- la respuesta al acelerador se vuelve notablemente más instantánea y la mecánica ofrece sus máximas prestaciones: 136 CV y 260 Nm de par máximo. Por otra parte, como suele ser habitual en los eléctricos, cuenta con un modo B que aumenta la frenada regenerativa.

Peugeot e-Partner

¿Cuáles son los precios del Peugeot e-Partner?

El Peugeot e-Partner está homologado como vehículo N1 (comercial), lo que significa que de achatarrar un vehículo, con las ayudas del Plan Moves III, podrían obtenerse ayudas a la compra de hasta 9.000 euros en el precio que mostramos a continuación en el caso de los particulares; de 5.000 euros en el caso de las PYMES y de 4.000 euros en el caso de grandes empresas

  • Peugeot e-Partner Premium Standard 800kg eléctrico, 38.219,99 euros
  • Peugeot e-Partner Premium Long 800kg eléctrico, 39.120 euros.

 

Peugeot Partner