No Time to Die: los coches que aparecen en la nueva película de James Bond

No Time to Die: los coches que aparecen en la nueva película de James Bond
No Time to Die: los coches que aparecen en la nueva película de James Bond
Javier Jimenez
Javier Jimenez
Después de una larga demora provocada por la pandemia, el pasado viernes 1 de octubre al fin llegó a las carteleras de cine la nueva entrega de James Bond. Más allá de la relación idílica del superagente 007 con la firma británica Aston Martin, la 25ª entrega de la famosa saga reúne una gran selección de automóviles de todo tipo.

‘No Time to Die’ (Sin Tiempo para Morir) es el título de la nueva película de James Bond. Será la última cinta protagonizada por el actor Daniel Craig, que ya se ha metido en la piel del agente 007 en otras cuatro entregas (Casino Royale, Quantum of Solace, Skyfall y Spectre). Además de una buena dosis de escenas de acción, el filme incluye varias persecuciones magníficamente rodadas que harán las delicias de los aficionados a la saga. La lista de vehículos es extensa y encontramos modelos de marcas como Aston Martin, Land Rover, Maserati o Toyota.

1.Aston Martin DB5

Podríamos decir sin miedo a equivocarnos que el Aston Martin DB5 es el coche más famoso de toda la historia de la saga de James Bond. En ‘No Time to Die’ el deportivo británico está de vuelta para protagonizar una de las mejores persecuciones de las últimas entregas. Recordemos que en ‘Skyfall’, el legendario Aston plateado terminó acribillado a balazos. No sería hasta el final de ‘Spectre’ cuando Bond se encontró de nuevo con la máquina restaurada en el exótico garaje del MI6.

Aston Martin DB5

En esta ocasión, el DB5 se encuentra en el centro de la trama, con Bond siendo perseguido por las estrechas calles de la antigua ciudad de Matera (Italia) por varios Jaguar XF. Los cristales a prueba de balas y los paneles blindados de la carrocería resultan fundamentales en esta secuencia. También podemos ver desplegarse las dos ametralladoras Gatling ocultas tras los faros delanteros y la función cortina de humo para huir de los villanos.

Dado que es un automóvil tan valioso, el equipo de producción utilizó varias réplicas del modelo inglés durante el rodaje. Para ello, los productores recurrieron a una carrocería de DB5 envuelta sobre un chasis construido a medida con una jaula antivuelco y arneses de seguridad.

2. Aston Martin V8 Vantage

Otro de los Aston que regresa a la saga 007 es un espectacular V8 Vantage de mediados de los 80. Para quienes no lo recuerden, este modelo también apareció en la película ‘The Living Daylights’ de 1987 cuando Timothy Dalton interpretaba al superagente. Se trata, por tanto, de un guiño del director Cary Fukunaga al pasado de la franquicia y al matrimonio histórico entre Bond y el fabricante de automóviles británico. En ‘No Time to Die’, Daniel Craig se pone a los mandos del V8 Vantage en Londres y Noruega, y tiene un papel protagonista (y conmovedor) al final de la película.

Aston Martin V8 Vantage

Este coupé tipo fastback luce un cierto aire al Ford Mustang de finales de los 60. En sus primeras versiones de producción, el V8 Vantage equipaba un motor de 5.3 litros y 380 CV, aunque más adelante este bloque aumentaría su entrega llegando hasta los 7.0 litros y 450 CV. Unos números que le llevaron a convertirse en esa época en el segundo deportivo más rápido del mundo por detrás del mítico Ferrari Daytona: su registro oficial de velocidad punta era de 270 km/h

3. Aston Martin DBS Superleggera

El Aston Martin DBS Superleggera es el último buque insignia de los de Gaydon. Durante el retiro de Bond en Jamaica, la agente secreta Nomi recibe el título de nueva 007 del MI6. Si bien es cierto que Craig no llega a conducir el coche en ningún momento, si viaja como acompañante a bordo de este superdeportivo que conduce la actriz Lashana Lynch. Con motivo del estreno de la película, Aston Martin lanzó a finales del pasado mes de agosto dos ediciones especiales del Vantage y DBS Superleggera con una serie de detalles exclusivos firmados por los expertos de la división Q de la marca.

Aston Martin DBS Superleggera 007

El DBS Superleggera utiliza un bloque V12 biturbo de 5.2 litros con 715 CV y 900 Nm, dirigidos al tren trasero previo paso por una transmisión automática de ocho velocidades. La producción estará limitada y solo se construirán 125 ejemplares de ambos coches, es decir, 100 de ellas se corresponderán con el Vantage y 25 con el Superleggera.

4. Aston Martin Valhalla

Aston Martin Valhalla 007

El último hypercar de Aston Martin no tiene un papel protagonista en ‘No Time to Die’ sino que más bien forma parte del atrezzo de la película. Desafortunadamente, en esta ocasión nos quedamos con las ganas de ver al Valhalla mover las caderas en alguna persecución y solo aparece de fondo en las dependencias del MI6. Recordemos que el biplaza británico equipa un poderoso motor V8 híbrido de origen AMG que desarrolla 950 CV de potencia. Llegará en 2022 y su producción estará limitada a 500 unidades.

5. Land Rover Defender

El nuevo Land Rover Defender es uno de los modelos clave de la promoción de ‘No Time To Die’, tanto es así que la marca ha lanzado una edición especial para vincularlo con la película. Así pues, el Defender V8 Bond Edition recibe una imagen exterior exclusiva con una carrocería pintada en negro, pinzas de freno bañadas en color azul brillante, el distintivo especial 007 y las llantas de aleación negras de 22 pulgadas. Su producción está limitada a 300 ejemplares.

Land Rover Defender 007

En la película, varias unidades de este todoterreno persiguen a Bond terminando resultando malogradas, incluyendo una escena impactante en la que uno de ellos voltea sobre Bond después de chocar contra un árbol caído. Triste final por lo tanto para los Defenders de los secuaces de Safin (así se llama el villano de ‘No Time to Die’) frente al agente 007.

6. Range Rover Sport SVR

Al igual que el Defender, el Range Rover Sport SVR es uno de los vehículos más llamativos que podemos ver en acción en la película. Dos unidades de la versión más rápida y potente del todoterreno de la firma británica persiguen a Bond sin éxito a través de los caminos de tierra que rodean a un pantano, mientras éste exprime todas las cualidades de un Toyota Land Cruiser.

Range Rover Sport SVR

Recordemos que el Range Rover Sport SVR esconde bajo el capó un propulsor V8 biturbo de 5.0 litros y 575 CV, que le permite alcanzar una velocidad máxima de 283 km/h y firma el 0 a 100 km/h en tan solo 4,5 segundos

7. Maserati Quattroporte

En los primeros compases de la película, aún en el pueblo de Matera, vemos aparecer un Maserati Quattroporte de cuarta generación que trata de atropellar a Bond sobre un antiguo puente de piedra. Tal y como podemos ver en el tráiler del filme, el agente 007 logra escapar lanzándose al vacío sujeto por una cuerda que le permite descolgarse. 

Maserati Quattroporte 007

Esta berlina italiana fue diseñada por nada menos que Marcello Gandini, padre automovilístico del famoso Lamborghini Countach. En producción entre 1994 y el año 2000, la versión más prestacional  Quattroporte IV equipaba un V8 biturbo capaz de desarrollar 336 CV. En su momento, este sedán de la marca del Tridente se convirtió en el más rápido del mundo.

8. Toyota Land Cruiser

Toyota Land Cruiser 007

Como mencionamos anteriormente, dos Range Rover Sport SVR pisan los talones a Bond que escapa a bordo de un Toyota Land Cruiser Prado de 1990. Asombrosa la pericia del agente 007 al volante que logra huir de dos todoterrenos que son casi 25 años más nuevos, dotados con un amplio arsenal tecnológico, suspensión neumática y cuatro veces más potencia que el humilde 4×4 japonés.

9. Jaguar XF

Como resultado del acuerdo de la franquicia cinematográfica con Jaguar Land Rover, vemos sobre la pantalla varias unidades del XF persiguiendo al DB5 de James Bond por las calles de Matera. Si bien consiguen arrinconarlo en una plaza, ya sabemos que el agente siempre tiene un plan de escape. Con un coeficiente aerodinámico de 0,26 Cx, la berlina inglesa dispone de variantes gasolina y gasóleo, siendo la joya de la corona la que equipa el V6 diésel de 300 CV.

Jaguar XF 007

Dato curioso: las calles adoquinadas de Matera estaban cubiertas por una fina capa de polvo cuando llegó el equipo de filmación, lo que hacía que la superficie fuera demasiado resbaladiza para los conductores de acrobacias. La solución del coordinador de acrobacias fue verter decenas de miles de litros de Coca-Cola sobre las rutas utilizadas para mejorar la tracción.

 

0 Comentarios