Los principales rivales del Volkswagen T-Roc 1.0 TSI

28 Los principales rivales del Volkswagen T-Roc 1.0 TSI
Fotos de la prueba del Volkswagen T-Roc
Autofacil
Autofacil
El T-Roc se encuadra en un segmento poco poblado: el de los SUV premium a medio camino por tamaño entre un SUV urbano y un compacto. Estos son los cuatro principales rivales de su versión de acceso, el 1.0 TSI de 115 CV.


Audi Q2 1.0 TFSI Advanced

Audi Q2

Así es. El Audi Q2 emplea la misma plataforma y las mecánicas del Volkswagen T-Roc. Tiene una longitud de 4,19 m y sólo se ofrece con carrocería de cinco puertas. Este motor se vende con tres acabados: Advanced, Design Edition -2.025 euros más- y Sport Edition -2.485 euros más que el Advanced-. Además va unido a un cambio manual de seis marchas y tiene tracción delantera; existe una DSG de siete relaciones por 2.270 euros más.

Qué tiene de bueno. Es el que muestra una mejor calidad de acabados, tiene un comportamiento intachable y, con la suspensión adaptativa de la unidad probada -975 euros-, logra un excelente compromiso entre estabilidad y comodidad en toda circunstancia. El motor ofrece una buena respuesta, está bien insonorizado y, sobre todo, registra un consumo real bajo -unos a 6,5 l/100 km reales-.

Qué tiene de malo. Es caro y, pese a ello, no está muy equipado. Sus plazas traseras son las más estrechas.

Veredicto. Es, básicamente, un T-Roc… pero está mejor acabado y tiene la imagen de Audi. Aun así, 4.460 euros de diferencia puede ser demasiado.

Mazda CX-3 2.0 Senses Edition

Mazda CX-3

Así es. El Mazda CX-3 es un SUV de cinco puertas 4,27 m creado sobre la plataforma del Mazda 2. Este motor se ofrece con tres acabados: Style + -19.295 euros-, Luxury -21.130 euros- y esta versión especial Senses Edition, que cuenta con un completo equipamiento de serie: faros full led, HUD, cámara trasera, navegador… Lo hay con cambio automático desde 21.095 euros.

Qué tiene de bueno. Recurre a un motor 2.0 atmosférico de 120 CV que, aunque es menos contundente a bajas vueltas que el del Mini, el Volkswagen y el Audi, tiene buena respuesta. Eso, unido a que es el más ligero -1.230 kilos-, le permite ser el más rápido, y tampoco gasta más que sus rivales. Su conducción tiene cierto toque deportivo -el acertado tacto del cambio manual de seis marchas y de la dirección tienen mucho que ver en ello-, pero es menos vivo y exigente que el Mini.

Qué tiene de malo. Sus plazas traseras son las más pequeñas del grupo, así como el maletero, que se queda en 350 litros.

Veredicto. Es el peor por espacio interior, pero tiene un precio muy bueno, es el más rápido y no gasta más que sus rivales. ¡Ojo! Se renueva en septiembre.

Mini Countryman Cooper

Mini Countryman

Así es. Es la versión SUV del Mini, si bien es el segundo más largo de este grupo por detrás el Toyota C-HR: 4,29 m. Comparte plataforma y mecánica con el BMW X1, y es el que ofrece más posibilidades de personalización. Puede tener cambio automático por 1.800 euros más y tracción total desde 30.500 euros.

Qué tiene de bueno. Tiene un comportamiento ágil y un tacto de conducción deportivo que no presentan sus rivales. Su motor 1.5 Turbo de 136 CV muestra una buena respuesta desde muy bajo régimen, y su consumo es contenido -unos 7,0 l/100 km-. Con 450 l, es el que tiene el maletero más grande, y sus plazas traseras son de las más amplias de este grupo.

Qué tiene de malo. Su mayor deportividad se traduce también en una suspensión un poco más incómoda en viajes largos. Debido a su potencia, es el más caro de todos.

Veredicto. Es el más espacioso y el que tiene una mayor personalidad, además de ofrecer un tacto de conducción deportivo que casa muy bien con sus 136 CV. Ojo al precio.

Toyota C-HR Hybrid Active

Toyota C-HR

Así es. El C-HR es un SUV de cinco puertas y 4,36 m de largo que sólo se vende con la misma mecánica híbrida del Prius. Sólo se ofrece con cambio automático y tracción delantera. Hay cuatro acabados: Active, Advance, Style Plus y Dynamic Plus.

Qué tiene de bueno. Es el único catalogado como modelo ECO por su condición de híbrido y, en ciudad, es fácil mantener consumos por debajo de 4,5 l/100 km. En carretera, el consumo aumenta, pero los valores siguen siendo buenos: se sitúa entre los 5,5 y los 6,0 l/100 km. Cuenta con un chasis bien puesto a punto, y resulta tan cómodo en zonas bacheadas como estable y de reacciones muy nobles y seguras en ciudad.

Qué tiene de malo. Sus plazas traseras son las más pequeñas y es el más lento de este grupo -necesita 11 segundos para pasar de 0 a 100 km/h-. Además, su cambio automático de una sola marcha hace que no sea un modelo tan silencioso y refinado como sus rivales en carretera, sobre todo al acelerar a fondo.

Veredicto. Es la opción más interesante para grandes ciudades por su distintivo ECO, pero es el menos amplio y también el más lento en carretera.

 

Volkswagen T-Roc