Primera prueba del Volvo XC40 T2: ¿son suficientes sus 129 CV?

28 Primera prueba del Volvo XC40 T2: ¿son suficientes sus 129 CV?
Fotos de la prueba del Volvo XC40
Rogelio Camargo
Rogelio Camargo

La versión de acceso a la gama del XC40 tiene un motor 1.5 de tres cilindros con 129 CV de potencia, que le sitúa por debajo de la mayoría de sus alternativas. Lo hemos probado a fondo para saber si es suficiente.


Si hacemos un repaso a las principales rivales del Volvo XC40, nos encontramos con que, en su mayoría, las versiones de acceso a la gama de gasolina tienen en torno a los 140 CV. Por ejemplo, el BMW X1 sDrive18i y el Mercedes GLA 180 tienen 136 CV, mientras que el Audi Q3 más básico (35 TFSI) se va hasta los 150 CV y el Range Rover Evoque, hasta los 160 CV.

Volvo se ha desmarcado con el XC40 T2, equipado con un motor de gasolina 1.5 de tres cilindros con 129 CV, el mismo que llevan las versiones híbridas enchufables T4 y T5 Twin Recharge; este bloque también se emplea en el XC40 T3, aunque con 163 CV. Puede estar unido a una caja de cambios manual de seis relaciones o a una automática de ocho velocidades, siempre con tracción a las ruedas delanteras.

Volvo XC40 B4 y B5: dos versiones híbridas ligeras ya disponibles en España

Hemos probado la versión con cambio automático del XC40 T2 con acabado Inscription. Sobre el papel, resulta notablemente más lento que sus principales alternativas, el BMW X1 sDrive18i Aut y el Mercedes GLA 180 7G-DCT. Por ejemplo, cubre la aceleración de 0 a 100 km/h en 10,9 segundos, mientras que el X1 lo hace en 9,4 s y el GLA, en 9,6 s. La cifra es parecida a la de un Mazda CX-30 2.0 Skyactiv-G Aut. (11,2 segundos), que tiene un bloque atmosférico con 122 CV de potencia.

Volvo XC40 T2 trasera

Tampoco sobresale por consumo: con la caja automática, homologa 7,2 L/100 km en ciclo mixto, por encima de los 6,6 L/100 km del Mercedes y muy lejos de los 5,6 L/100 km del BMW. A priori queda por detrás de sus rivales en casi todo, pero ¿y en la práctica? Vamos a verlo, no sin antes dar un repaso de otros aspectos.

Volvo XC40 T2: así es por fuera y por dentro

Desde el punto de vista estético, el XC40 T2 no se diferencia del resto de modelos de la gama; de hecho, la única forma de identificarlo es por el logotipo ubicado en el portón trasero. Está disponible con los acabados de la gama: Momentum Core, Momentum, Momentum Pro, Inscription y R-Design. Con estos dos últimos, incluso permite optar por opciones como las llantas de 21″ (cuestan 2.474 euros). La longitud es de 4,43 metros, por 1,86 m de anchura y 1,65 m de altura; en estas dos últimas cotas, está claramente por encima de la mayoría de sus rivales. Está creado sobre la plataforma modular CMA, que dentro de Volvo sólo se emplea en el XC40, si bien también la utilizan otros modelos del grupo (Polestar 2 o Lynk&Co, entre otros).

Volvo XC40 T2 Lateral

En cuanto al interior, sobresale por la cuidada terminación y un diseño bastante llamativo, en el que llama poderosamente la atención la pantalla central de 9″ ubicada en posición vertical, que tiene un manejo semejante al de un smartphone. La habitabilidad es normal, y únicamente sobresale en altura libre al techo. El punto más destacable lo encontramos en los asientos delanteros, amplios, muy cómodos y con una excelente sujeción lateral.
Volvo Xc40 T2 salpicadero

Volvo XC40 T2: precio

En el aspecto económico, el XC40 T2 sale muy bien parado respecto a sus rivales. Parte desde los 31.450 euros, en el caso de la versión manual, que ascienden a 33.714 euros en la automática. El X1 sDrive18i Aut. Cuesta 38.617 euros, mientras que el GLA 180 7G-DCT se va hasta los 37.800 euros. De entre sus posibles alternativas, los únicos más baratos son el Mazda CX-30 2.0 (desde 29.425 euros con cambio automático) y el Volkswagen Tiguan 1.5 TSI 130 CV (desde 30.700 euros, sólo con cambio manual).

Eso sí, Volvo ofrece una promoción que deja la versión más básica (T2 manual con acabado Momentum Core) por 23.700 euros sin contar con las ayudas del gobierno, siempre y cuando se financie con la marca un mínimo de 21.000 euros en 48 meses. Asimismo, la versión automática está disponible en modalidad de renting a particulares, todo incluido, por 299 euros al mes.

Volvo XC40 T2: así va

La primera impresión que transmite el XC40 T2 es positiva: tanto el puesto de conducción como la insonorización son excelentes. Un ejemplo es que, con las ventanillas subidas, apenas se aprecia el funcionamiento del motor que, desde fuera, suena bastante tosco, casi como si fuese un diésel.
Volvo XC40 T2 dinamica

Las prestaciones son satisfactorias y no se echa en falta más potencia, al menos con una persona a bordo y sin apenas equipaje, como lo hemos probado. Con la transmisión automática, la capacidad para acelerar y recuperar velocidad está acorde con su potencia y no tiene problema para mantener la velocidad legal en autopista, incluso en fuertes pendientes, aunque para ello tenga que bajar en ocasiones alguna marcha.

El principal hándicap del XC40 T2 está en el consumo: incluso realizando una conducción cuidadosa, con el modo Eco seleccionado, no hemos conseguido bajar de 8 L/100 km. Bien es cierto que la unidad de pruebas llevaba unos neumáticos 245/40 montados en una llanta de 21″, y que todo el recorrido ha transcurrido por carreteras con continuos desniveles; quizá en terrenos más favorables y con unas ruedas como las de serie (235/60 R17), los resultados sean mejores.
 

 

Volvo XC40