Ya a la venta desde 20.800 euros

Prueba del Citroën C4 2021: un crossover avanzado, original y atrevido

27 Prueba del Citroën C4 2021: un crossover avanzado, original y atrevido
Prueba del Citroën C4 2021
Eduardo Alonso
Eduardo Alonso

Tras dos años de ausencia, el Citroën C4 retorna al mercado con una tercera generación que supone un drástico cambio en su concepto. Ahora, es una combinación entre compacto tradicional y SUV coupé.


Diseño, confort y tecnología son, en palabras de Citroën, los tres pilares sobre los que se erige el nuevo Citroën C4. En su nueva generación es una especie de mezcla entre compacto tradicional y SUV coupé. Pruebas de ello son sus 1,52 metros de altura, sus protecciones de plástico negro en todo el perímetro de la carrocería, sus 156 mm de altura libre al suelo, o la pronunciada caída de la parte trasera de la carrocería, que le dota de ese aire cercano a un SUV coupé. Con 4,36 metros de largo, se sitúa por encima del C4 Cactus dentro de la familia Citroën.

Su carrocería destaca por sus formas aristadas en la parte trasera y por el característico frontal propio de los Citroën, con las luces diurnas en la parte superior y los faros principales integrados en el paragolpes. Hay siete colores para la carrocería que se pueden combinar con 5 packs de color para decorar al gusto elementos como los airbumps de las puertas o los apliques de plástico de los faros antiniebla. Las llantas son de 18″ y llevan neumáticos anormalmente estrechos para su diámetro, pues son de medida 195/60 R18.

 

Más información

Citroën C4 2021: así es su interior

El interior es mucho más tecnológico que el de su predecesor y presenta una mayor calidad de construcción y refinamiento. Hay dos pantallas, siendo una la de la instrumentación y otra la principal del salpicadero. Esta última tiene un tamaño de 10″ y emplea el software que ya conocemos de otros modelos de la marca, pero se ha revisado y, aunque sigue sin destacar por su rapidez de funcionamiento, sí que es bastante intuitivo. Además, una cosa muy positiva es que esta pantalla no integra los mandos de la climatización, sino que en la parte media de la consola central encontramos botones y mandos reales para ajustar el climatizador o la calefacción. Justo bajo esos mandos hay una superficie de carga inalámbrica para smartphone.

En el interior también son destacables las cinco tapicerías disponibles, cuatro de ellas asociadas a los cómodos asientos Advanced Comfort, de serie en los acabados Feel Pack y Shine. Hablando de acabados, por debajo se sitúa la terminación Feel, y más por debajo llegará, ya en 2021, el Live Pack.

Citroën C4 2020 interior

Asimismo, el C4 cuenta con 16 huecos portaobjetos que suman 39 litros de capacidad. También dispone de un útil portatablets que emerge del salpicadero justo delante del acompañante, un accesorio práctico para que el copiloto pueda visionar vídeos sin necesidad de sujetar la tableta con las manos. Asimismo, la Connected Cam es uno de los equipamientos opcionales, por 300 euros: situada tras el retrovisor interior, permite capturar imágenes y vídeos para compartir en redes sociales pero, además, sirve como ‘testigo’ en caso de accidente, grabando los últimos 20 segundos antes de un siniestro.

En el apartado de habitabilidad no destaca especialmente, pero cumple. Si bien el espacio para las piernas en las plazas traseras es muy bueno, el corte coupé de la carrocería repercute en que la altura en estos asientos sea algo justa, pudiendo llegar a ser incompatible con personas de más de 1,83 metros de altura. El maletero se sitúa en la media del segmento de los compactos, con 380 litros.

Así es su gama de motores

Citroën C4 2021 trasera

De inicio, el apartado mecánico se compone de dos motores térmicos y uno eléctrico. Los primeros, ambos de 130 CV, son el 1.2 PureTech de gasolina con cambio manual o automático EAT8, y el 1.5 BlueHDI diésel únicamente automático. Avanzado de 2021, se incorporarán a la gama un 1.2 PureTech de 155 CV EAT8 y dos versiones de acceso con transmisión manual y 100 CV: 1.2 PureTech 100 y 1.5 BlueHDI 100. No está prevista ninguna versión híbrida ni híbrida enchufable.

Respecto a la versión eléctrica, presenta el mismo tren de potencia que otros modelos eléctricos del Grupo PSA como los Opel Corsa-e y Mokka-e, o los Peugeot e-208 y e-2008. Esto es, un motor de 136 CV y una batería de 50 kWh que homologa una autonomía máxima de 350 km, aunque en la práctica se quedan más bien en unos 270 km. Además, incluye de serie un cargador embarcado de 7,4 kW, el cual permite completar una carga en 7,5 horas en una wallbox. Las otras opciones de carga son pagar 300 euros por el cargador de 11 kW (el tiempo de carga se reduciría a 5 horas) o enchufarlo a una toma de corriente doméstica, en cuyo caso la carga podría demorarse hasta 25 horas.

Citroën C4 2021: así va en marcha

Hemos probado la versión diésel de 130 CV, que va obligatoriamente asociada a una transmisión automática EAT8 de convertidor de par y ocho relaciones. Es un coche que no destaca por prestaciones, aunque acelera de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos y tiene potencia sobrada para afrontar cualquier carretera, pero sí por consumos, pues en la práctica se conforma con unos 5,2 L/100 km.

Además es bastante silencioso y la caja de cambio efectúa un trabajo impecable, sin tirones ni ningún tipo de incomodidad para los pasajeros. Y es que el confort es una de las principales virtudes que Citroën ha querido reforzar en este modelo. Para conseguirlo, uno de los elementos clave son los amortiguadores con topes hidráulicos, tanto en extensión como en compresión.

Citroën C4 2021

De serie desde el acabado Feel, se caracterizan por una absorción más suave cuando los amortiguadores llegan a su máximo de compresión o de extensión, evitando que cualquier tipo de golpe se transmita a la cabina al sobrepasar un bache grande o un badén demasiado pronunciado. No tienen ningún tipo de regulación electrónica y en sí son bastante blandos, lo cual favorece mucho el confort pero merma las capacidades dinámicas del automóvil.

Por eso, el C4 es un coche que invita a conducir tranquilo disfrutando de su elevado confort más que buscando sus límites, ya que la blanda suspensión aletarga un poco los movimientos de la carrocería si lo que quieres es conducir rápido por una carretera de curvas. El C4 no es un coche para entusiastas de la conducción, sino para conductores que circulan de forma más tranquila y que no buscan extraer el máximo potencial del vehículo, que por otra parte son la inmensa mayoría. Es cómodo, tecnológico, con mucha personalidad estética, y fácil de usar y de conducir.

El nuevo Citroën C4, que se fabrica en la planta madrileña de Villaverde, está ya disponible por un precio de 20.800 euros en su versión de gasolina y 25.300 euros en diésel. Por su parte, la versión eléctrica cuesta desde 32.400 euros. Se posiciona como uno de los principales rivales de modelos como el Mazda CX-30, el Kia XCeed o el Toyota C-HR.

Ficha técnica del Citroën C4 BlueHDI 130 EAT8

  • Motor: Turbodiésel, 4 cilindros en línea. 1,499 cc
  • Potencia: 130 CV a 3.750 rpm
  • Par: 300 Nm a 1.750 rpm
  • Transmisión: Automática EAT8 de 8 velocidades
  • Tracción: Delantera
  • Peso: 1.324 kg
  • Dimensiones (m): 4,36 x 1,80 x 1,52
  • Maletero: 380 L
  • 0-100 km/h: 9,5 segundos
  • Velocidad máx.: 206 km/h
  • Consumo: 4,6 L/100 km 

 

Citroën C4