Mazda CX-30: primera prueba

25 Mazda CX-30: primera prueba
Nuevas fotos del Mazda CX-30
Álvaro Sauras
Álvaro Sauras

El Mazda CX-.30 es un todocamino compacto de 4,40 metros de longitud y basado en la plataforma del Mazda 3. Por dimensiones, se sitúa a medio camino entre el CX-3 (un SUV pequeño, de 4,28 m, basado en el Mazda 2) y el CX-5, que mide 4,55 metros.


El Mazda CX-30 está disponible con tres motorizaciones: un 2.0 Skyactiv-G de gasolina y 122 CV (desde 27.575 €), un 1.8 Skyactiv-D diesel de 118 CV, y un 2.0 Skyactiv-X de gasolina y 180 CV (que emplea el primer sistema de encendido por compresión para un motor de gasolina del mundo, y que comienza a comercializarse en octubre). Además, todas las motorizaciones pueden combinarse con un cambio automático por convertidor de par y seis relaciones, un sistema de tracción total (tracción delantera con eje trasero conectable) o ambas simultáneamente.

¿Por qué Kia apuesta por los coches híbridos y eléctricos

Mazda CX-30: así es su diseño

Mazda CX-30

El diseño exterior del CX-30 es muy característico y bastante atractivo. El rasgo más distintivo es el diseño de las puertas: la chapa apenas tiene radio de curvatura, pero proporciona una sensación de profundidad enorme, especialmente si se opta por el terriblemente atractivo color Soul Red Crystal. Mazda juega con el mismo efecto en otras zonas del exterior del coche, aunque la sensación no es tan pronunciada.

El efecto, que se combina con otros detalles que tampoco son habituales en un coche como la ausencia de filetes (superficies con un pequeño radio de curvatura que definen líneas marcadas, generalmente longitudinales, sobre la carrocería) puede gustarte o no, pero es indiscutible que el CX-30 tiene un aspecto exterior mucho más particular que rivales con un diseño más anodino, como por ejemplo un Seat Ateca.

Mazda CX-30: así es por dentro

mazda 20 g 3

El diseño del interior es muy parecido al del Mazda 3, y está bien resuelto. Los materiales y ajustes son de calidad. La postura al volante adecuada se encuentra con facilidad, y el volante ofrece unos buenos reglajes en altura y profundidad.

La ergonomía es buena. No hay muchos botones y están bien organizados. Detalles como los mandos del volante, perfectamente simétricos, acabados en cromado y con un buen tacto, contribuyen a la sensación de lujo en el interior.

mazda 10 g

Contamos con una pantalla central de 8,8′‘ para acceder a todas las funciones, que se maneja a través de un mando central giratorio y desplazable o controller. Mazda ha revisado los menús para hacerlo todo más intuitivo, y el resultado es bastante bueno.

La habitabilidad de las plazas delanteras es correcta, y los asientos son confortables. La visibilidad también es buena, aunque los retrovisores exteriores están bastante retrasados y encontrarlos tan cerca resulta un poco chocante al principio.

Mazda CX-30

Las plazas traseras son correctas. Hay suficiente espacio para la cabeza, aunque el acceso podría ser algo más sencillo (el pilar C te obliga a agachar un poco la cabeza para acceder), y se echa en falta un poquito más de espacio para las piernas, aunque hay bastante espacio para los pies bajo los asientos delanteros.

En cuanto al maletero, tiene unas formas perfectamente regulares, y ofrece 430 litros de capacidad. Suficiente, aunque un poco por detrás de rivales un poco más largos como el Peugeot 3008 o el Seat Ateca.

Mazda CX-30: así va en marcha

Mazda CX-30

El CX-30 se ofrece con una gama de tres motores. Los dos de gasolina son un 2.0 Skyactiv-G de 122 CV y un 2.0 Skyactiv-X de 180 CV que no se pondrá a la venta hasta mediados de octubre. Después, hay un diesel 1.8 Skyactiv-D de 116 CV, para el que Mazda estima una cuota de ventas de apenas el 10%. Lógicamente, para esta prueba nos hemos centrado en el 2.0 Skyactiv-G.

Como decíamos al principio, este 2.0 Skyactiv-G está disponible con cambio automático y con tracción total, aunque debido a la merma en las prestaciones y el incremento en consumo (y en precio) que suponen ambas opciones, creemos que lo mejor es decantarse por la versión manual de tracción delantera.

Entre los aspectos positivos encontramos un buen tacto de dirección y de conducción en general, así como de frenos y del cambio manual de seis velocidades, que invita a ser utilizado.

La suspensión realiza bien su trabajo, situándose en línea con lo que ofrecen sus mejores rivales. Tal vez se echa en falta una pizca más de capacidad de absorción y aplomo para codearse, por ejemplo, con la capacidad de filtrado que ofrece, por ejemplo, un Volkswagen Tiguan.

Dinámicamente, el comportamiento es bueno. El chasis es comunicativo, y el coche se percibe bastante ligero, y más agradable de conducir que el Seat Ateca o el Peugeot 3008. Este motor de 122 CV ofrece prestaciones aceptables para una utilización convencional, aunque de cara a conducir con frecuencias por carreteras de doble sentido que requieran adelantamientos, se queda un poco corto.

Para extraer los 122 CV hay que aplicarse con el cambio y llevarlo alto de vueltas. Afortunadamente, el funcionamiento es sedoso, silencioso y suena bien cuando se estira hasta las 6.000 rpm, pero exprimir las prestaciones de los omnipresentes motores turbo de baja cilindrada resulta más sencillo.

hyundai 23 g

A cambio de lo anterior, el consumo es bajo casi en cualquier circunstancia, obteniendo siempre cifras por debajo de los siete litros con mucha facilidad. Estas buenas cifras son una combinación de elevada compresión (13:1, un parámetro que mejora la eficiencia del motor y reduce el consumo), un sistema de desactivación de cilindros y otro de hibridación suave (a 24 voltios) que se encarga del sistema Stop&Start (que funciona de manera impecable, arrancando siempre el motor en el momento justo e instantáneamente) y de suplementar al motor térmico con unos pocos CV cuando aceleramos a fondo. Gracias a este sistema híbrido, el CX-30 Skyactiv-G dispone de la pegatina ECO (lo mismo ocurrirá con el Skyactiv-X cuando llegue en octubre).

Veredicto

El CX-30 es un modelo terriblemente importante para Mazda. El único segmento del mercado que está en expansión el de los SUV, y contar en tu cartera de modelos con un SUV de tamaño compacto es del todo imprescindible. El precio que conocemos, de 27.575 euros aún no incluye ninguna promoción; el precio definitivo se conocerá el 4 de septiembre. A falta de conocer el posible descuento (que podría rondar los 2.000 euros) se sitúa un poco por encima de la tarifa de sus rivales.


 

Mazda CX-30