Vídeo: Prueba del Mini Cooper SE eléctrico

32 Vídeo: Prueba del Mini Cooper SE eléctrico
Fotos del Mini Cooper SE
Álvaro Sauras
Álvaro Sauras

Este Mini Cooper SE representa una alternativa al Honda E para quien busque un eléctrico urbano y chic.


El Mini Cooper SE es el segundo modelo 100% eléctrico que lanza el grupo BMW tras el relativamente exitoso i3; un revolucionario vehículo construido en aluminio y materiales compuestos que ha ido ganando aceptación progresivamente, siendo 2019 su mejor año, totalizando 31.600 ejemplares vendidos en Europa.

Obviamente, Mini se ha beneficiado mucho de la experiencia del i3, aunque la carrocería y chasis de ambos modelos es tan radicalmente diferente que, en el fondo, son dos vehículos totalmente distintos. Comparten algunos parámetros mecánicos (como, por ejemplo, la potencia y par máximo, como resultado de emplear una electrónica de potencia parecida), pero decir que estamos ante un i3 con carrocería de Mini sería demasiado. La batería tiene un estructura diferente, y el grupo propulsor también es muy distinto.

Comercialmente, el Mini SE juega una carta parecida al Honda e. Con una batería relativamente pequeña, está claro que no atraerá a quien busque un coche eléctrico para todo (como, por ejemplo, un Hyundai Kona EV), sino más bien a clientes que quieran un segundo o tercer coche con cualidades urbanas como un tamaño reducido, buena maniobrabilidad y las ventajas de disponer de la etiqueta Cero de la DGT. Dentro de este segmento, el Mini SE hace honor bastante bien a la marca, posicionándose como un urbano eléctrico premium, que prioriza aspectos como el diseño, los acabados, el tacto deportivo o las prestaciones frente a una buena relación precio/autonomía o un consumo bajo. Es una buena opción para quien nunca vaya a necesitar más de 200 kilómetros de autonomía (ni piense usar las plazas traseras) y busque un eléctrico ágil y compacto.

Guía de compra: coches urbanos con la etiqueta ECO y Cero de la DGT

Interior. Genial… si te va el rollo Mini

Mini Cooper SE interior

El principal inconveniente de un Mini es la falta de habitabilidad en las plazas traseras (y dificultad de acceso a las mismas), así como un maletero de sólo 211 litros. Afortunadamente, la batería no roba nada de espacio extra (tiene forma de T y está situada bajo los asientos traseros y en el túnel central).

Las plazas delanteras son más espaciosas que en otros modelos urbanos eléctricos de Honda o Peugeot, y la postura de conducción es muy buena, con reglajes amplios del volante, buena visibilidad y un asiento cuya banqueta puede bajar bastante.

El interior no es lujoso, pero tiene un diseño original a la vez que funcional, y la ergonomía es buena. Sólo desentona la pantalla de la instrumentación digital, que tiene una apariencia mejorable, con un acabado superficial mate ‘barato’.

En marcha. Rápido y ágil, con tacto deportivo y poca autonomía

Mini Cooper SE en marcha

Mini ha decidido sacrificar la instalación de una gran batería bajo todo el suelo del habitáculo en favor de otra más pequeña, que no roba espacio (se integra perfectamente en el bastidor del Mini convencional) y que consigue que el SE sea relativamente ligero (pesa 1.440 kilos) y conserve un puesto de conducción y una carrocería baja.

La suspensión cuenta con buenos amortiguadores y tiene un tacto firme, aunque no seco. Con las llantas opcionales de 17», algunos clientes pueden pensar que resulta un poco dura. El coche no balancea, y el comportamiento parece natural y muy neutro. La dirección también es firme y rápida, y la combinación de ambos factores permite que el Mini SE parezca un coche bastante ágil y divertido de conducir.

Frente a otros fabricantes (como Kia o Hyundai, o incluso Mercedes en el mucho más caro EQC), que ofrecen multitud de niveles de regeneración controlados mediante levas, aquí solo disponemos de dos modalidades. Por defecto el coche arranca en la de máxima retención, que permite circular sin prácticamente pisar el freno. Sin embargo, igual que ocurre en el BMW i3, hay que acostumbrarse a tratar el acelerador con cuidado para no sacudir a los pasajeros. La modalidad de baja retención es más agradable, aunque penaliza la autonomía.

Con menos de 30 kWh de batería utilizable, y unas prestaciones bastante buenas, la autonomía real se sitúa en unos 175 km.

¿Y la recarga?

Cuenta con una batería refrigerada por líquido y de 32,6 kWh brutos (28,9 kWh utilizables) que le brinda una autonomía de algo menos de 200 kilómetros. Puede cargarse con corriente alterna trifásica hasta a 11 kW (el doble de rápido que, por ejemplo,el Honda e) y con corriente continua (carga rápida) a 50 kW (llega al 80% en unos 25 minutos).

Mini Cooper SE detalles

La Gama

La gama consiste en un único modelo eléctrico, de aspecto exterior similar al de un Mini ‘convencional’. Sólo hay una batería y un nivel de potencia. Existen cuatro acabados con nombre de talla de ropa: S, M, L y XL. Las prestaciones son idénticas en todos los casos, afectando sólo al equipamiento de serie. El más razonable es el M, que cuesta 36.500 euros y cuenta con sistemas como cámara de aparcamiento trasera.

MODELO COMB. POT. PRECIO*
SE E 184 CV 33.950 euros

*Precio con el acabado más básico posible y dto. oficial incluido.

MINI COOPER SE. Datos técnicos

  • Motor: Trifásico síncrono de imanes permanentes
  • Potencia: 184 CV (135 kW)
  • Par: 270 Nm
  • Tracción: A las ruedas delanteras
  • Caja de cambio: Automática, 1 relación
  • Frenos del./tras.: Discos ventilados/discos

Dimernsiones y pesos

  • LxAn.xAl.: 385 x 173 x 143 cm
  • Peso: 1.440 kg
  • Neumáticos: 195/55 R16
  • Maletero: 211 litros
  • Batería: 32,6 kWh

Prestaciones y consumos

  • Vel. máx.: 150 km/h
  • Acel. 0-100 km/h: 7,3 seg.
  • Con. medio: 15,5 kWh/100 km
  • Emisiones CO2: 0 g/km

Equipamiento (S)

Serie: 6 airbags, faros de led, sensor de luz y lluvia, volante multifunción, clima bizona, pantalla táctil de 6,5», instrumentación digital, navegador, Bluetooth, llantas de aleación 16», servicios telemáticos (control desde el móvil).

Mini Cooper SE accion

VEREDICTO

En general, es caro… pero es una fantástica alternativa si buscas algo premium, antepones las buenas prestaciones a una autonomía elevada y el BMW i3 se te escapa de precio.

Cómpralo por: Diseño, prestaciones, comportamiento, calidad de acabados.

No lo compres por: Precio, batería pequeña, habitabilidad, maletero.

 

Mini Mini Eléctricos